Rescatar la institucionalidad es el gran reto que tenemos para la Venezuela del futuro #15Jul

Juan Bautista Salas | Foto: Archivo IMP |

Rescatar la institucionalidad es el principal reto que tenemos para la Venezuela del futuro, asegura el presidente de Fedecámaras, Ricardo Cusanno, quien afirma que este rescate garantiza la gobernabilidad en el país, durante su intervención en el Congreso Internacional “Tendencias Empresariales, Innovación y Emprendimiento”, organizado por la Universidad Católica Ándres Bello, capítulo Guayana,

Destacó que la gobernabilidad es fundamental, no es solo cambiar por cambiar, de que sirve tener mañana a alguien distinto capitaneando una empresa, en este caso la empresa es Venezuela, y luego se tiene inestabilidad, advierte que esto es inviable para esta sociedad, fue una realidad a mediados y a lo largo del siglo pasado en toda Latinoamérica, y no se puede permitir que vuelva este momento y mucho menos que sigamos en este drama.

“Hay que entender que posiblemente tengamos que aprender a comer papas crudas, pero el perdón y la justicia transicional, para tener una justicia plena, es lo que nos podrá dar la tranqulidad en el futuro, siempre y cuando entendamos y los demás que no quieren entender la justicia, entiendan que esa es la única forma para  que Venezuela se pueda insertar en los mercados globales y para que los venezolanos dejemos de ser vistos, absolutamente todos, en la misma forma que los responsables de este desastre que hoy tenemos”, dijo Cusanno.

Su exposición la hizo como un simil de una bandera de Venezuela, totalmente rota y deteriorada, que hay que recomponer para que pueda flamear como en otros tiempos, siendo la institucionalidad la primera estrella que hay que defender, para que todos volvamos a ser ciudadanos del mundo, con derechos y obligaciones, pero sobre todo ciudadanos con oportunidades.

Señala que la segunda estrella tiene que ver con construir consensos, y encenderla con que la base de los consensos es que la propiedad privada, siendo bandera de lucha que se enarbola para que tengamos libre empresa, más empleo, más producción y sustentado en un país de educación, ya que es la única forma que Venezuela tenga oportunidades de recobrar, de rediseñar y sobre todo, de hacer sustentable con largo aliento, la democracia inclusiva , sustentable y donde tengamos menos Estado y más democracia para los ciudadanos, donde tengamos a un Estado promotor, de incentivos, que de las reglas del juego donde no sea competidos y mucho menos aspire a asfixiar al ciudadano y a tener el control social.

Una tercera estrella tiene que estar sustentada en más inversiones, pero con visión de competitividad, de internacionalización, de tener como norte el tener mayor excelencia en nuestras capacidades productivas, saber que podemos hacerlo sin necesidad de un Estado controlador, lleno de subsidios y donde el rentismo es parte de la cotidianidad. Es claro que hay que proteger a los empresarios venezolanos, al sector primario, darle incentivos y un marco regulatorio para que lo hecho en Venezuela vaya al extranjero pero con calidad mundial, producto de la excelencia, porque en Venezuela hay, muchísimos de los empresarios están tienen esto como norte, pero antes hace falta hacer mucha genética de pensamiento, de educación, antes de cambiar esas necesidades de que el Estado te de, por la de que te genere las condiciones y sean los empresarios los que construyan progreso y bienestar, empleo y producción.

La cuarta estrella, esta representada en el empleo, sustentable, decente, bien remunerado, competitivo, con capacidades de formación, con un INCE que nos prepare para la tecnología 4.0, ya que sin ese empleo decente, esa estrella no encenderá, y tenemos que lograr un mecanismo de relojería suiza, perfecto.

La producción representa la quinta estrella, que empodere al ciudadano, que le genere a los empresarios, el problema de tener que se más eficientes y competitivos, mejor calidad, mejores precios para poder llegarle al consumidor,

La sexta estrella, la representa la independencia ciudadana, que también se gana con igualdad, la igualdad de oportunidades es posible, esta es vital para lograr ser un mejor país.

Los valores ciudadanos representan la séptima estrella, donde no se vuelva a creer que la corrupción, la coima, donde se sienta plena identificación con nuestro sector público, con los representantes de las instituciones, donde nos sintamos seguros al ver a un representante de la autoridad, y no al contrario, es un país que va a rescatar valores de vida, de progreso, de educación, un país que vuelva a construir su movilidad social sobre la base de estudios, que vuelva a tener el crecimiento social sobre la base de empleo y no de la dádiva o del Estado papá que te lo da todo, es un país que podrá ver su bandera ondeando con vientos de libertad y de progreso.

La octava estrella la representa el volver a ser los venezolanos que antes éramos, de respeto, de profundas diferencias, pero aceptando la disidencia, familias con profundas diferencias políticas, religiosas, deportivas, pero existía el respeto y todos se sentaban a la mesa porque no faltaba la comida y se compartía como familia, un país donde se sienta el orgullo de ser venezolano.

Nosotros hemos tenido malos, pésimo y horribles gobiernos, pero no somos un país de negatividad, somos un país de ciudadanos con ganas de ser mejores cada día, ser responsables con nuestras familias y ser felices sobre las bases de nuestros propios logros, un país de trabajo,de superación, esa es la Venezuela que encendiendo esas ocho estrellas, podemos construir, los invito a que lo hagamos entre todos”, dijo el presidente de Fedecámaras.                                          

PUBLICIDAD

Comentarios

Comentarios

Comentarios