#OPINIÓN Reflexión en positivo: Los sin corazón en el pecho #16Jul

José Gerardo Mendoza Durán | Ilustración: Victoria Peña |

Un alto porcentaje de venezolanos y no venezolanos se preguntan a cada momento y en todas las circunstancias en eventos, reuniones ¿caramba que fue lo que sucedió en nuestra patria?. Es tan grande la confusión que se preguntan ¿donde estoy?. ¿Estaré soñando, es una pesadilla? como podíamos imaginar que un país tan rico con solvencia económica, progresista con un mercado duro agresivo en pleno desarrollo industrial, comercial, importador, exportador; con reservas, deudas por cobrar en todas partes, el parque industrial en pleno desarrollo, comenzando a producir desaforadamente; como corcel desbocado que no hay freno que lo detenga,una patria envidiable, donde muchísima gente quería vivir según los números y estadísticas inequívocas e indiscutibles, y esto se evaporó, se volvió sal y agua por ello la pregunta en un abrir y cerrar de ojos se puede pasar de la abundancia a una carencia aguda que raya en la miseria esta es la confusión difícil de asumir, pero se dice que lo que está a la vista no necesita anteojos y a nadie le produce alegría esta narración, pero no dudemos que hasta los causantes de el desastre en el fondo, también sufren aunque los malucos malientencionados dicen que son como la canción, naciste sin corazón en el pecho, todos identificados.

Como dijo el Ministro de propaganda de Hitler “si no puedes negar las malas noticias, inventa otras para que los distraiga” entonces como no todo está perdido no inventaremos esta mala praxis, confiemos en nuestra gente más valiosa los jóvenes pensantes, hombres y mujeres talentos ausentes, tenemos voluntades aun; aquí quedan muchos convencidos que se puede sacar el país adelante recuperándolo y refundándolo totalmente con inclusión, sin retaliación en unión y divorciados de la tramposería. Muy consientes de que todo tiene solución siempre que exista voluntad y espíritu de trabajo honesto con talento y sentimientos de amor con el país, si ya se sabe que existen grandes riquezas que pertenecen a todos y por ello deben ser respetados y por el bien de todos aumentados y como ejemplo ser buenos ciudadanos y administradores, actuando con decencia, frenando la avaricia, el endiosamiento, volver a la vida cotidiana normal en paz con su conciencia de no haber sido señalados como culpables de el sufrimiento de millones y millones que carecen de alimento para sus menores hijos o ancianos padres. Verdad amigo lector que da tristeza caer en la miseria después de haber tenido tanto .

Sabemos que el país está peleando o compitiendo por el primer puesto en miseria, sabemos que nadie quiere invertir por el hecho de que cada día la inflación sube y que no se puede invertir arriesgando su dinero y perder su esfuerzo cuando ven un dolar a 215 millones de bolívares si le agrega los 8 ceros y u a inflación acumulada en el primer semestre

De 508.47 % léase quinientos ocho mil y pico eso lo podrían explicar mejor los expertos en finanzas pero para los que aun estamos en el mercado la pela es dura y muy difícil de manejar en la práctica, pero pensemos en positivo que lo que pasa, puede pasar pronto fue una pesadilla y mantengan la fe y la confianza en nuestros hacedores de gran valía y que sí se puede y continuemos con el propósito y la inquietud que los buenos valores se impondrán y de que el país y sus verdaderos aliados acompañados por Dios jamás serán vencidos y el bien a todo el mundo le cae bien, sin olvidar que la inspiración viene acompañada de la percepción y eso es lo que se percibe después de tantos ñazos dijera el Dr. Benitez.

Confiemos en los gremios empresariales y en sus agremiados, en las Fundaciones, en las ONG y en la cantidad de personas que están haciendo hasta lo imposible en la búsqueda de reinventarse para sacar el país adelante,confiemos en los ganaderos ,en los agricultores, los industriales de vocación, transporte, construcción, comercio todos unidos saldrá el país adelante y su contribución al rescate sera invencible enfocando sus esfuerzos a las universidades y salud todo esto actualmente muy devaluado pero con magníficos dolientes que se encuentran atentos a la primera oportunidad para poner a funcionar sus buenos deseos y obviando lo malo que fue y está por terminar, pero cuidándose de los tramposos que no cambian; solo descansan, algo que leí por ahí.

Ahora más que nunca el campo es la solución, unidos todos por la paz, la > convivencia, el respeto y la prosperidad de nuestro país.

José Gerardo Mendoza Durán

[email protected]

PUBLICIDAD

Comentarios

Comentarios

Comentarios