#InfografíaIMP Las Torres de El Sisal: 44 años de innumerables problemas para Barquisimeto #24Jul

Omar David Suárez | Infografía: Omar David Suárez |

El proyecto de las Torres de El Sisal se inició en 1976, durante el gobierno larense de Dori Parra de Orellana (1975-1977), designada por el entonces Presidente Carlos Andrés Pérez (1974-1979), pero debió ser paralizado a finales de los años 70 por errores de prevención como inestabilidad del terreno y la falla estructural de los edificios frente a una eventualidad sísmica.

Dicho proyecto constaba de 10 torres con 25 pisos cada una, todas planteadas para viviendas, 8 apartamentos por cada nivel, pero fue modificado a 4 superestructuras, 2 más de menos cobertura y otras 4 de 7 pisos, pero no cambió su propósito.

El terreno donde se comenzó a construir, anteriormente era una laguna, lo que, por cuestiones de suelos, dificulta la edificación de superestructuras.

El intento más reciente para terminar la construcción de las torres fue reseñado por EL IMPULSO en febrero de 2013, cuando, los ingenieros Vladimir Silva y Jairo Escalante, del Ministerio para la Vivienda y Hábitat, seccional Lara, realizaron visitas de supervisión y gestión de recursos y anunciaban la entrega de los apartamentos donde más de 200 familias contarían con un nuevo hogar en la Ciudad Bicentenaria El Sisal.

Para esta fecha, Silva comentó que el 48% de la obra estaba cumplida y que mediante un proceso lento pero seguro de reforzamiento de la estructura se garantizaría la estabilidad de la misma y ofreció entregar la primera torre para el último trimestre de 2013. Pero, los fondos para realizar los trabajos nunca llegaron.

Ese mismo año, el profesor de la UCLA y coordinador del proyecto de rescate, Denis Avont, explicó que se estaban garantizando las condiciones mínimas de seguridad como los servicios públicos, estudio sismológico, patologías de estructura, censo de habitabilidad, condiciones para movilidad urbana y labor de frentes de trabajo para realizar el reforzamiento y consecuente entrega de las torres.

Pero, las labores jamás se realizaron y las tan publicitadas entregas no fueron hechas. Los trabajadores que fueron contratados realizaron marchas para exigir el pago de las deudas contraídas por el Estado.

Los vecinos de la zona comentan que, en la actualidad, la zona donde están las torres es usado para botar basura, ser refugio de indigentes y delincuentes, hacer ritos de brujería y un sitio donde las personas van a quitarse la vida.

Una historia perturbadora

Al momento de la paralización de las actividades, supuestamente el empresario responsable de la obra había invertido su capital en la primera fase.

Habitantes de la zona han comentado innumerables veces cómo el caballero en cuestión, viéndose ahogado en deudas y sin posibilidad de recobrar su dinero, optó por subir a una de las torres y lanzarse al vacío, siendo este, la primera de 38 víctimas oficiales que se han quitado la vida en este complejo de viviendas sin terminar.

PUBLICIDAD

Comentarios

Comentarios

Comentarios