Entre 60$ y 100$ cuesta la reserva de cupo en instituciones privadas para año escolar 2020-2021

Texto: Katherine A. Nieto | Foto: Archivo IMP |

Las clases online representan un reto para la educación pues la más reciente encuesta del Observatorio Venezolano de Servicios Públicos, reveló que en 10 estados de Venezuela, solo el 34% de los consultados tiene servicio de Internet en el hogar.


El inicio del nuevo año escolar se perfila con retos claroscuros para todos los involucrados en el proceso: Estudiantes, profesores y representantes, sobre todo por las fallas en la conexión a Internet, las cuales reportaron al menos el 71,3% de los consultados por el Observatorio Venezolano de Servicios Públicos (OVPS), según su más reciente encuesta en Barquisimeto.

A eso se le suma el alto precio que, a juicio de algunos representantes, están cobrando los colegios privados solo por la reserva del cupo, sin mencionarles aún el costo total que tendrá la inscripción y posterior mensualidad. La anterior consideración la hizo a Elimpulso.com Argelia Carrillo, quien tiene un hijo adolescente y la institución donde éste estudia, le está pidiendo pagar 60$ solo por la garantía del cupo para el año escolar 2020-2021.

La perspectiva de los padres y representantes se vuelve cuesta arriba cuando intentan equilibrar el costo del colegio privado con la calidad de educación que recibirá su representado, y su poder adquisitivo que también se ha venido a menos por la incidencia de la cuarentena social, pues consideran que sus hijos no están aprendiendo lo que deberían cuando se aplica en el país la modalidad virtual de estudios.


En el mes de abril de este año se anunció que está prohibido el aumento del costo de la mensualidad de colegios privados mientras dure el estado de excepción decretado por la pandemia de la COVID-19 en Venezuela.


Otra representante, quien pidió resguardar su identidad, dijo que en el colegio de su hija le están cobrando 100$ por la reserva del cupo y será en septiembre cuando sabrá el costo total de la inscripción y de la mensualidad. Ante este panorama, algunos padres y representantes están considerando migrar al sistema público de educación, pues argumentan que si la enseñanza académica será igual de deficiente dadas las limitaciones de conectividad, no tiene sentido pagar altas sumas de dinero.

Una inversión justificada

Existen en Barquisimeto algunos colegios en los que, si bien están cobrando esas cantidades de dinero, también están haciendo mejoras en la plataforma de enseñanza virtual o adquiriendo paquetes que les permitan optimizar la experiencia académica vía online y justifican el incremento de los costos, de cara al nuevo año escolar que se proyecta inicia el 16 de septiembre.

En relación a colegios con costos más accesibles en Barquisimeto, Alicia Hoyer expresó que en donde estudia su nieto la preinscripción es de 50$ y se perfila que el de la mensualidad será de 35$ cuando antes de la pandemia pagaba 15$ al mes. En otro colegio de Palavecino se conoció que la preinscripción es de 5$.

Padres y profesores al mismo tiempo

Una de las quejas recurrentes a raíz de la modalidad de educación virtual es la que han hecho algunos padres y representantes al tener que asumir una buena parte de la educación académica de sus hijos, responsabilidad que habitualmente recae sobre el docente.

Consideran que su hijo “no aprende igual o no aprende nada”, pues el proceso de enseñanza y aprendizaje también se hace disruptivo cuando, por ejemplo, los docentes no tienen equipos inteligentes con los que desarrollar sus clases.

Otra cosa que ha sucedido en algunos colegios, incluyendo los subsidiados por la Asociación Venezolana de Educación Católica (AVEC), es que los representantes y alumnos no se sienten lo suficientemente orientados por el docente para realizar las tareas. Alicia Hoyer expresó que sobre todo en las asignaciones de matemática no eran claras las indicaciones de los docentes y que al preguntar, éstos no aclaraban las dudas; “en el final de la cadena es el niño quien sufre las consecuencias porque no aprende y se desmotiva”, agregó.

“Es un exabrupto porque se supone que el colegio no tiene gastos operativos mayores porque los niños no están yendo. No he inscrito a mi hijo pero estoy considerando migrar a una institución pública”, dijo Argelia Carrillo a Elimpulso.com.

PUBLICIDAD

Comentarios

Comentarios

Comentarios