Fréitez: Migrantes son castigados en la Villa Bolivariana por hablar mal de Maduro #30Jul

José Escalona | Foto: Archivo IMP |

El pasado 8 de mayo falleció un niño de 1 año y ocho meses en el Hospital Pediátrico Doctor Agustín Zubillaga supuestamente por consumir alimentos en mal estado y por la falta de atención médica en la Villa Bolivariana, ubicada al oeste de Barquisimeto, conjunto residencial que funciona como centro de aislamiento de personas contagiadas o expuestas a la COVID-19. 

El representante de la Red de Derechos Humanos en el estado Lara, Nelson Fréitez, en un contacto telefónico a Elimpulso.com, señaló que la muerte del niño es la punta del Iceberg de una serie hechos persistentes que se vive en este centro de confinamiento desde el mes de marzo.

Fréitez puntualizó que las personas confinadas en los edificios de la Villa Bolivariana “no tienen buena alimentación, carecen de atención médica, existe el hacinamiento y la infraestructura del lugar no es adecuada para albergar tantos pacientes“.

“Las personas que viven allí no tienen sábanas limpias, las habitaciones no tienen la higiene suficiente, tampoco tienen agua potable por tubería y cada cierto tiempo les suben un tobo de agua y todo eso contribuye a unas condiciones de sanidad inadecuadas”, destacó.

Lea más: Testigos narran el drama del aislamiento de la Villa Bolivariana https://www.elimpulso.com/2020/07/29/testigos-narran-el-drama-del-aislamiento-de-la-villa-bolivariana-29jul/

Traidores de la patria

El representante de la Red de Derechos Humanos en Lara aseguró que en la Villa Bolivariana prácticamente los migrantes venezolanos son castigados por traicionar a la patria y hablar mal de Nicolás Maduro en otros países.

“El gobierno nacional considera que las personas que están regresando son apátridas y han traicionado al pueblo venezolano por haber migrado. Entonces, cuando regresan al país son castigados por traición a la patria o por hablar mal de Nicolás Maduro“, manifestó.

Fréitez indicó que los calificativos denigrantes como “bioterrorista” y “trocheros” configura un delito de la Ley del Odio porque se somete al escarnio público a todas aquellas personas que regresan al país.

“Estar en la Villa Bolivariana es estar en condiciones condiciones paupérrimas. Es degradante, humillante y a las personas se les tratan como si cometieron un grave delito. Carmen Meléndez es la responsable de esa situación y tiene que explicarle a la sociedad larense cómo es que estan ocurriendo estas cosas y hasta ahora no se haya pronunciado“, sostuvo el sociólogo.

PUBLICIDAD

Comentarios

Comentarios

Comentarios