Venezuela ocupa el último lugar en el Indice Mundial de Libertad Económica #10Sep

Juan Bautista Salas | Foto: Archivo IMP |

Venezuela es el país peor evaluado en el Índice Mundial de Libertad Económica (EFW, por sus siglas en ingles), al ubicarse en el último puesto de los 162 países examinados en su última edición, estudio elaborado por el Fraser Institute de Canadá con el apoyo en Venezuela del Centro de Divulgación del Conocimiento Económico para la Libertad (Cedice Libertad),

En efecto, este índice evalúa cinco componentes asociados a la libertad económica: tamaño del gobierno; sistema legal y derechos de propiedad; existencia de una moneda sana; libertad de comercio internacional y regulaciones crediticias, laborales y de negocios.

De todos estos aspectos, la peor puntuación la recibió el país en el apartado de “moneda sana”, al puntuar únicamente 0,98/10. Por el contrario, solamente en el apartado de comercio internacional el país resultó relativamente aprobado, con un puntaje de 6/10.

Se recuerda que este estudio es realizado por el Fraser Institute a partir de data que tiene dos años de antigüedad, es decir, los resultados obtenidos corresponden a la situación de libertad económica del país en 2018.

En Latinoamérica, Chile volvió a obtener el primer puesto del EFW 2020, al ubicarse en la posición 16. A nivel mundial, los países con mayor libertad económica son Hong Kong, seguido de Singapur y Nueva Zelanda.

Interrelación entre libertad económica y confianza

Aparte de la llamada “data dura” sobre la libertad económica de los países del mundo, el Fraser Institute prepara anualmente una reflexión vinculada al tema y a los elementos actitudinales de la sociedad.

En este sentido, el EFW 2020 se centró en la relación entre libertad económica y tolerancia, en el entendido de que esta última permite que las personas “progresen en la vida social y económica en función de sus méritos y no sobre la base de características determinadas que no estén relacionadas con sus cualidades”.

Las personas que viven en países con altos niveles de libertad económica disfrutan de una mayor prosperidad, más libertades políticas y civiles y vidas más largas.

Curiosamente, el ingreso promedio del 10 por ciento más pobre en los países económicamente más libres es más del doble del ingreso per cápita promedio en los países menos libres.

“Donde las personas son libres de buscar sus propias oportunidades y tomar sus propias decisiones, llevan vidas más prósperas, felices y saludables”, expresó Rocío Guijarro, gerente general de Cedice Libertad.

Adicionalmente, el estudio enfatiza que las instituciones de libre mercado “son tolerantes, especialmente donde hay confianza en la sociedad”.

PUBLICIDAD

Comentarios

Comentarios

Comentarios