#VIDEO Monseñor Montes de Oca: El mártir que alzó su voz contra la opresión

Haydeluz Cardozo |

Hace 76 años, monseñor Salvador Montes de Oca fue fusilado por soldados alemanes, al ser descubierto en el Monasterio de la Farneta en Toscana, Italia. Allí ayudó a los perseguidos del fascismo y el nazismo, acción que le costó la vida


En los tiempos de dictadura, opresión y abuso de poder, son pocos lo que se atreven a alzar su voz en contra de las injusticias. Y es así, como en medio de ese silencio que atemoriza, surgen las voces de quienes sienten un llamado especial a luchar por la defensa de la libertad y la vida.

Sin duda, un hombre de extraordinaria valentía fue monseñor Salvador Montes de Oca, nacido en Carora el 21 de octubre de 1895, quien desde pequeño manifestó su vocación religiosa. “Fue un hombre que se formó con la doctrina de Cristo, defendió los principios de la Iglesia Católica y los derechos de los perseguidos por las injusticias“, señala Ana Corina Montes de Oca en su investigación: El obispo mártir.

Los hechos lo demuestran. Al convertirse en el obispo más joven de Venezuela, con apenas 32 años, asumió la administración de la Diócesis de Valencia, desde donde enfrentó varias veces el abuso y maltrato contra sus compatriotas.

El periodista Juan José Peralta relata parte de su lucha. “A Joaquín Mariño lo agarró La Sagrada –la policía política de Gómez– repartiendo panfletos contra el régimen y luego informó su suicidio con los cordones de los zapatos. Entregaron su cadáver con la orden de no abrir la urna pero, en un descuido de la guardia, una hermana la abrió y vio las huellas horrendas de las torturas“.

De acuerdo con el relato de Peralta, “el Gobierno le advirtió que la iglesia no rinde entierro cristiano a suicidas pero en claro desafío al régimen, el obispo Montes de Oca ofició el funeral de Mariño y encabezó la procesión al cementerio. Cada cierto tiempo, los hombres que marchaban se detenían y hacían el gesto de amarrarse los zapatos en protesta por la muerte de Mariño”.

Este gesto y muchos otros, hicieron de monseñor Montes de Oca un enemigo de la dictadura gomecista, razón por la cual fue exiliado en 1929.

Un caroreño valiente

Los datos históricos demuestran que al abandonar Venezuela, monseñor Montes de Oca se fue a Italia y se internó en el Monasterio de la Farneta en Toscana.

En esta región las tropas alemanas lanzaron un decreto de fusilamiento para todo hombre que no se presentara a prestar servicio militar. Comenzó una férrea persecución en contra de quienes se negaban a pertenecer al ejército de Hitller.

Y, aunque los monjes no realizaban actos subversivos, sí recibieron en el monasterio a cientos de hombres perseguidos. Esto no fue visto como un acto de caridad cristiana con el hermano, sino como una traición.

Tras infiltrarse en el monasterio, los alemanes sorprendieron violentamente a todos los que allí se refugiaban. El 10 de septiembre fusilaron a Monseñor Montes de Oca junto a otros monjes, luego de numerosas torturas.

La Iglesia Católica en Venezuela anunció en el año 2017 que su proceso de beatificación había comenzado. Y es que su vida fue un reflejo de la verdad de Cristo: amar hasta el extremo, hasta entregar la vida.

PUBLICIDAD

Comentarios

Comentarios

Comentarios