Familiares de las víctimas del régimen: Hay que dejar el miedo y denunciar los crímenes

Luis Miguel Rodríguez - @unluismiguel | Fotos: Cortesía |

Este miércoles 30 de septiembre se llevó a cabo un nuevo foro de “Encuentros por Venezuela”, en el que familiares de las víctimas del régimen de Nicolás Maduro levantaron su voz para denunciar la violación de los derechos humanos en el país.

Además de la presencia de los familiares afectados, el encuentro virtual organizado por la Cancillería del gobierno interino, contó también con la participación de activistas, abogados y defensores de DDHH. Su punto focal fue exponer el impacto que ha generado la publicación del nuevo informe de las Naciones Unidas en el presente mes de septiembre.

Las esposas del político Fernando Albán y el capitán de corbeta Rafael Acosta Arévalo, torturados y asesinados por efectivos policiales del régimen venezolano entre los años 2018 y 2019 respectivamente, coincidieron en que “se debe perder el miedo” a denunciar los brutales ataques perpetrados por los cuerpos de seguridad del Estado, y que cada familiar de las víctimas debe mantener firme la presión ante la comunidad internacional y diferentes organismos, como lo es la Corte Penal Internacional (CPI), hasta lograr hacer justicia.

“Desde un principio supe que no era un suicidio como tal, y este informe puntualiza aquella convicción que tenía yo y toda mi familia. Todavía quedan cosas por aclarar pero es un gran paso a saber qué pasó en realidad. Esto no puede quedar en el papel, el llamado es a las autoridades defensoras de los DDHH”, dijo durante su intervención Meudy Osio, viuda de Albán.

Meudy Osio, esposa de Fernando Albán, durante su intervención en el foro.

Asimismo, señaló que es consciente que tras la publicación del nuevo informe de la ONU “hay mayor miedo en las personas de denunciar los atropellos y las torturas”, no obstante, pidió a cada uno “dejar los temores” y contar los hechos hasta dar con los responsables que cometieron los crímenes de lesa humanidad.

El mismo concepto sostiene Waleska Pérez, viuda del capitán Rafael Acosta Arévalo, quien luego de relatar cómo fue torturado, expresó la importancia que fue no detenerse en el camino y continuar su andar para lograr esclarecer los hechos que acabaron con la vida de su esposo, y que posteriormente fueron reflejados en el informe de las Naciones Unidas.

Waleska Pérez, esposa del capitán Rafael Acosta Arévalo, durante su participación en el foro

En el Foro también participaron Julio Borges, Comisionado Presidencial para las Relaciones Exteriores; José Miguel Vivanco, director de Human Rights Watch; Katya Salazar, abogada peruana y Directora Ejecutiva de DPLF; Dr. Carlos Ayala Corao, vicepresidente de la Comisión Internacional de Juristas (CIJ); Angelina Jaffé, experta en derecho público internacional; Miguel Pizarro, Comisionado Presidencial para las Naciones Unidas; Beatriz Borges, directora ejecutiva del Centro de Justicia y Paz en Venezuela; y Humberto Prado, comisionado presidencial para los Derechos Humanos y Atención a las Víctimas.

PUBLICIDAD

Comentarios

Comentarios

Comentarios