#OPINIÓN Red de Instituciones Larenses: ¡Persistir! #27Oct

Maximiliano Pérez Apóstol | Ilustración: Victoria Peña |

“Un poco más de persistencia, un poco más de esfuerzo…

Y lo que pareció un fracaso sin esperanza puede convertirse en un glorioso éxito.”

Elbert Hubbard (19-06-1856/07-05-1915).

Escritor, editor, artista y filósofo estadounidense, Elbert Green Hubbard tuvo un éxito temprano como vendedor ambulante. Actualmente, Hubbard es conocido como el fundador de la comunidad de artesanos Roycroft en East Aurora, Nueva York, un exponente influyente del Movimiento de Artes y Oficios. Entre las muchas publicaciones de Hubbard se encuentran la obra de catorce volúmenes “Pequeños viajes a las casas de los grandes” y la breve publicación “Un mensaje a García”.

Fuente: Wikipedia.

Es deber ciudadano el escudriñar profundamente, muy profundamente, en las entrañas de nuestro amor a la patria, y reflexionar acertadamente sobre lo que acontece en el país, para tomar las decisiones pertinentes que conduzcan al cese del desastre impuesto y emprender la recuperación de la “Tierra de Gracia” llamada… ¡Venezuela!

Es cuestión de utilizar adecuadamente la lógica y la razón, sin apasionamiento, detallando la realidad que nos golpea.

Podemos ejecutar actos paliativos, que en muchos casos tan sólo agravan la situación de quien padece de enfermedades, hambre y/o miseria; de los servicios públicos adecuados para lograr una vida saludable; es el prolongar la agonía de los que sufren y tal vez, en muchas ocasiones, darle oportunidades al oprobio impuesto, a que se fortalezca… en las necesidades de los más desposeídos.

Está vigente el deber bíblico de darle de comer al hambriento y de beber al sediento, pero lo que no podemos aceptar, y así nos lo han impuesto, es que quienes han asumido la responsabilidad de conducir los destinos de la patria naden en un mar de nuevas riquezas mientras los demás ciudadanos se empobrecen cada día más.

En las calles de las ciudades ya se ven lujosas camionetas modelo 2021 y en las redes sociales se publican fotografías de yates suntuosos dignos de Aristóteles Onassis, aquel magnate petrolero, que se casó con la viuda de un presidente de los Estados Unidos, y era dueño de la flota de tanqueros petroleros, más grande del mundo y, esos yates, presuntamente, pertenecen a personas que hasta hace muy poco fueron modestos maestros; son hasta escandalosas las fotografía de las mansiones, presuntamente adquiridas con dinero proveniente de la corrupción y/o del narcotráfico. Supuestamente muchos allegados al sector gubernamental ya no necesitan las criticadas “colitas” en los aviones de PDVSA, las que prometió acabar el expresidente Chávez, y lo cumplió porque… “Ahora muchos de ellos viajan en aviones privados, mini-Jets y maxi-Jets”. Mientras, los bodegones proliferan y al igual que muchos comercios están abarrotados de productos importados, desde quesos hasta ropa interior, pasando por joyas costosísimas y lujosas prendas de vestir… ¿Y el bloqueo?

La crisis en el sistema educativo se profundiza en abismos incalculables. Los maestros y profesores sobreviven en las peores circunstancias conocidas desde que se fundó la República, mientras a padres analfabetas, o casi analfabetas, se les exige que den clases a sus hijos recurriendo al Internet que, no existe o es de pésima calidad, y a esto se le suma la catástrofe que ocurre con el suministro eléctrico que cada día se hace más grave.

Todo hace presumir que a cada momento que pasa será más difícil reconstruir las cenizas de las cuales emergerá… “EL AVE FENIX”.

Maximiliano Pérez Apóstol

PUBLICIDAD

Comentarios

Comentarios

Comentarios