#OPINIÓN Salarios dignos para todos los venezolanos #31Oct

Stalin González | Ilustración: Victoria Peña |

Los venezolanos somos víctimas de un régimen criminal y autoritario que ha destruido al país y ha causado la mayor crisis humanitaria del hemisferio occidental. Venezuela es ahora mismo la nación más pobre del continente. Las cifras así lo demuestran. El 96% de la población es pobre, mientras el 70% cae en la categoría de pobreza extrema, es decir, que apenas pueden sobrevivir en condiciones de penuria (ENCOVI 2019 -2020). La mala alimentación, las fallas en los servicios básicos, el aumento de enfermedades, inseguridad, hiperinflación y escasez son la cruda realidad que enfrenta el ciudadano cada día.

Dos de las razones principales del aumento tan grave de la pobreza en Venezuela son la disminución de ingresos, sumado al empeoramiento del empleo. En este momento, el salario mínimo en el país es el más bajo del mundo, siendo menor a 1$ mensual. En perspectiva, acorde al Banco Mundial, se considera que hay pobreza extrema cuando el sueldo es 1,9 dólares diarios, pero en nuestro país es de 0,02$ al día.

Por este motivo, profesionales y personal de todas las áreas han abandonado sus puestos de trabajo para formar parte de la economía informal, donde pueden asegurar entradas mayores de dinero, aunque sigan siendo insuficientes para cubrir al menos la cesta básica. Los trabajadores asalariados pasaron de 62% a 46% entre 2014 y 2019 del mercado laboral, mientras que los trabajadores por “cuenta propia” aumentaron del 31% al 45% del total. Esto evidencia la falta de oportunidades en Venezuela y la necesidad que ha obligado a los venezolanos a rebuscarse por distintos medios para poder sobrevivir.

Además, el porcentaje de participación económica de la población en el país es de 56% entre las edades de 15 a 60, el más bajo de la región (ENCOVI 2019-2020). Y los sectores con menos ingresos son los más afectados en esta situación. Se evidencia así, que no existen incentivos reales para formar parte de la actividad económica nacional, ya que los salarios son tan bajos que no cubren las necesidades básicas. La coyuntura ha escalado a tal escala, que acorde a la ONU, el 33% de los venezolanos han aceptado trabajar a cambio exclusivamente de alimentos en algún punto.

Por su parte, el 71% de los hombres se encuentran en la actividad económica, pero solo el 43% de las mujeres lo hacen. En otras palabras, apenas 4 de cada 10 mujeres participan en el desarrollo económico nacional, siendo quienes tienden a sufrir la peor parte de la crisis en este tema. 

La crisis ha golpeado al país y a los venezolanos en todos los sentidos. Estamos cansados de las desgracias causadas por 21 años de chavismo. Hay que detener las injusticias y la miseria. Por eso, hoy más que nunca urge un cambio político que nos permita decidir nuestro destino. Debemos recuperar la democracia y la libertad de Venezuela, de forma tal que contemos con instituciones sólidas que trabajen en beneficio de la población y de fin a los problemas. Esta es la forma para recuperar la economía, tener de empleos dignos y salarios que si permitan a todos gozar de calidad de vida. Seguimos luchando  por Venezuela.

Stalin González

PUBLICIDAD

Comentarios

Comentarios

Comentarios