A través de la mediación, el teletrabajo plantea una nueva manera de liderar personas

Katherine A. Nieto | Foto: Archivo IMP |

En una reunión virtual celebrada en formato de Foro Chat, y moderado por Roberto Pernalete, Director del Centro de Resolución de Conflictos del Clegio de Abogados del estado Lara, se dieron cita tres ponentes de talla internacional, situadas en México, España y Bélgica, para ahondar en el tema de la mediación para resolver conflictos y sugerir maneras de accionar, a partir de sus experiencias en los países donde éstas laboran.

En ese sentido, Alejandra Ramírez Cuenca, abogada y asesora de asuntos públicos europeos en el área de transformación digital, expuso que la pandemia por la COVID-19 ha planteado un nuevo escenario en el mundo empresarial, ya que organizaciones de distintos países han tenido que pasar del trabajo presencial al trabajo a distancia o teletrabajo y de esas modalidades pueden surgir conflictos laborales, los cuales sugiere evitar con una serie de recomendaciones.

Entre éstas, destaca la formalización por escrito de dicho trabajo a distancia o la incorporación de esta modalidad en el contrato de trabajo inicial; o bien, realizar un nuevo contrato bajo dicho formato digital a distancia.

Aclara también de forma enfática que el desarrollo del trabajo a distancia debe ser compensado por la empresa y no podrá suponer para el trabajador la asunción de gastos relacionados con los equipos herramientas y medios vinculados al desarrollo de su actividad laboral.

Estas son parte de las leyes que se están aplicando en Bélgica como forma de hacer frente a los cambios por las restricciones que trajo al mundo la pandemia por el nuevo coronavirus.

Los mediadores son personas formadas en técnicas de comunicación y en nociones jurídicas, que van a posibilitar que las personas en conflicto, se escuchen, conozcan los intereses respectivos, empaticen y puedan identificar opciones que beneficien a ambas partes. Para que la mediación funcione se requieren mediadores bien formados y con una actitud asertiva y proactiva que ayude a las partes a solventar sus diferencias.

Destacó también que se están aplicando algunas buenas prácticas como por ejemplo, diferenciar entre el trabajo a distancia y el teletrabajo, entendiendo al primero como la forma de organización del trabajo o de realización de la actividad laboral que se presta en el domicilio de la persona trabajadora o en el lugar elegido por esta. Mientras, el teletrabajo, se refiere a  aquel trabajo a distancia que se lleva a cabo mediante el uso exclusivo o prevalente de medios y sistemas informáticos, telemáticos y de telecomunicación.

Mediación familiar – Presente y Futuro

Sobre el tema de la mediación pero ya en el contexto familiar, María Jesús Fernández, Directora del Instituto Internacional ProMediación, en España, sugirió incorporar los ordenamientos jurídicos de los países, como medio para prevenir y gestionar los conflictos de manera colaborativa, en todos los ámbitos como el familiar, mercantil, laboral, educativo y responsabilidad civil.

Añadió la también abogada y trabajadora social que a través de la mediación familiar no sólo se evitan largos procesos judiciales, costosos para las partes en litigio y para la sociedad, sino que también se posibilita que los progenitores puedan seguir ejerciendo su función parental de manera óptima.

Explica que en centros privados y especializados, o dentro del órgano judicial se puede ejercer la mediación familiar y aclara que la “mediación intrajudicial” es en la que el juez insta a las partes en cualquier momento del proceso a acudir a una sesión informativa de mediación.

Mediación Comunitaria y Derechos Humanos

Sobre la mediación comunitaria,  Ivonne Gaytán Bertruy, mediadora, profesora e investigadora de la Universidad Juárez Autónoma de Tabasco, México, considera que este tipo de mediación en América Latina  aún está en proceso de aceptación y aplicación de técnicas y modelos para la resolución de conflictos comunitarios.

Sin embargo plantea que la mediación comunitaria es una herramienta que permite a la sociedad promover una mayor participación ciudadana para la resolución de conflictos dentro del territorio de su competencia.

Además, prosigue Gaytán, fomenta la cultura de paz, la convivencia pacífica, fortaleciendo los vínculos comunitarios, la integración social, el sentido de pertenencia y la participación ciudadana; a su vez, respeta en todo momento los derechos humanos y las garantías individuales de las partes.

Finalmente, detalló la especialista, la mediación empodera a la población para decidir, determinar y negociar el mejor acuerdo con respecto a sus necesidades.

Usted puede observar las ponencias virtuales de cada una de las especialistas en mediación para gestionar conflictos a través del canal de Youtube del Centro de Resolución de Conflictos Venezuela

PUBLICIDAD

Comentarios

Comentarios

Comentarios