Luis Arturo Barcenas: Contracción del PIB podría estar en 32% reduciéndose la economía en 80% respecto al 2013 #12Nov

Juan Bautista Salas | Foto: Archivo IMP |

La contracción de la economía para el cierre de año podría estar por encima del 32%, cifra bastante dramática y que pone en evidencia que la economía se habría reducido en 80% de lo que fue en el 2013, mientras que el consumo privado registraría una contracción del 35%.

Este preocupante escenario lo da a conocer el economista senior de Ecoanalítica, Luis Arturo Barcenas, al ser consultado en torno a las cifras que maneja la empresa consultora en cuanto a sus proyecciones  en tono al comportamiento de la economía para el cierre del año.  

Explica que debido a los problemas de ingresos que ha tenido el país, el recorte del gasto público este año ha sido enorme, incluso se observa como aquél venezolano de muy bajos recursos recibe cada vez menos bonos de la patria, los bonos son cada vez más insuficientes, se habla de bonos que no superan los dos dólares, bonos que ya no se pagan, y se habla de un sistema de cajas Clap de bonificaciones en alimentos que está muy mermada.

“Entonces partiendo de esa premisa y del colapso que pensamos que pueda haber en el consumo privado, el cual se ha  visto afectado por la caída de la capacidad del venezolano para generar ingresos por la alta informalidad que existe hoy en día, pensamos que el consumo privado pueda estar cayendo por encima del 35%  y ubicamos la contracción económica para este año por encima del 32%, cifra bastante dramática si se compara con los 7 años de de contracción económica, reduciéndose la economía en un 80% de lo que fue en el 2013”, afirmó  

La dolarización debilitaría al gobierno

Por otra parte, en cuanto a la dolarización en Venezuela, dijo que se trata de un tema complejo, el gobierno ha mostrado interés porque ocurra así, tal como se viene desenvolviendo, lo que ha sido más que obvio desde el 2018.

“Sin embargo, creo que la dolarización completa, formalmente hablando, no creo que le interese al gobierno y no es el interés del gobierno llegar allí, esto tiene que ver con la perdida de ingresos que esto le genera, porque el hecho de hacer más dependiente a una parte de la población venezolana pobre a los pagos del Gobierno,  hace que el el Ejecutivo tenga cierto control sobre el patrón de consumo que tenga esa persona, si yo deseo que loa gente no manifieste, no se alborote en términos prácticos simplemente emito dinero y asunto resuelto, pero esto se perdería con la dolarización; mientras que por otro lado el gobierno genera dinero o en la creación dinero que se una fuente adicional para inyectar recursos a la economía, lo que quiere decir que lo que no obtengo a través de la renta petrolera, lo obtengo a través de la emisión de dinero, si se analiza esta situación con cuidado, esa fuente de ingresos se perdería con la dolarización”, afirma.

Señala que la intención del gobierno es mantener la dolarización hasta que lo coadyuve a reducir los precios, hasta que coadyuve al ciudadano a acceder a una canasta de bienes básicos y nada más que eso, ya que la dolarización implicaría una perdida de control por parte del Estado no solo de la generación de ingresos, sino de la inyección de recursos a los ciudadanos.

Comportamiento del tipo de cambio

Por otra parte, recuerda que en un escenario optimista el tipo de cambio para el cierre de año, estaba en el rango de 700 mil a 850 mil bolívares por dólar, y dijo que habla de optimista porque ya se  veíamos que si bien el gobierno haría un gasto, no sería en la magnitud de los años previos, debido  a que así como las empresas privadas han tenido problemas para generar ingresos durante la pandemia, el gobierno los ha tenido mucho más, y sin ingresos es muy poco lo que puede hacer.

“En ese sentido, nosotros empezamos a trabajar y cuando a cualquier analista a principio de año le preguntabas acerca de cuanto podía ser el tipo de cambio, ya hablaban de cifras de 20 y 30 millones, porque recordemos que al final el tipo de cambio también refleja la inflación en cierta parte, esa inseguridad que siente el venezolano cada vez que recibe bolívares y no sabe que hacer con ellos, enfrentando una inflación semanal de 5 o 10%, lo que genera ese nerviosismo”.

Señala que también hay que recordar que más allá del tema de la hiperinflación, el tema COVID -19 ha afectado la forma como la gente ahorra divisas, sino también como las adquiere, explicando que no es lo mismo adquirir divisas hoy a lo que era hace un año, hoy los que pueden estar recibiendo esas bonificaciones a finales de año, tal vez no son las mismas personas que los recibieron el año pasado, o no en la misma magnitud, y otro tema que obliga a actuar con prudencia en cuanto al uso de las divisas, es el tema de la gasolina, porque no se si el día de mañana o a principios del año que viene se necesitará una cantidad importante de divisas porque  hay que  acudir a un mercado negro y ese mercado está completamente dolarizado, o no se sabe si el gobierno el día de mañana se radicaliza mas con la cuarentena, y la persona como empleado informal, por cuenta propia tenga que valerse de sus propios ingresos para subsistir.

“Eso ha cambiado mucho y esa hiperinflación se traduce en un mayor tipo de cambio y es por eso que siempre hablamos de ese rango optimista, el tipo de cambio va a subir, es posible que la inflación suba en los últimos meses 25% o 30%, pero hay que tener en cuenta que no todos los venezolanos van a ser capaces de pagar 800 mil, 1 millón o 2 millones de bolívares por dólar, aun cuando esos precios son bastante no irreales pero poco probable que ocurran”, dijo el especialista en Fedecámaras Radio.

PUBLICIDAD

Comentarios

Comentarios

Comentarios