La economía de la isla Margarita se hunde sin vuelos

Tal Cual |

Margarita, que depende del turismo, clama que se restablezca la conectividad con la isla, sobre todo ahora que se acerca la época navideña, históricamente la mejor temporada del año


Este jueves 12 de noviembre se cumplieron los 30 días durante los cuales el Instituto Nacional de Aeronáutica Civil (INAC) restringió las operaciones aéreas en el país y ordenó el cierre de 11 aeropuertos, una medida para «brindar apoyo» en el «combate» contra la COVID-19. El día anterior, el ente público extendió por tres meses el cierre de las fronteras aéreas, salvo con Irán, Turquía, México, República Dominicana y Panamá, pero no dijo nada sobre los vuelos comerciales nacionales, suspendidos desde marzo de 2020.

La compañía nacional Aerolíneas Estelar sigue a la espera de que el INAC le autorice volver a operar dentro del país y quite la suspensión a sus destinos, tanto nacionales como internacionales. «Estamos a la espera de que nos informen a partir de qué fecha vamos a iniciar nuevamente las rutas de Maracaibo, Santo Domingo del Táchira, Barquisimeto, Maturín, Cumaná, Puerto Ordaz y Porlamar», dice Karen Mediomundo, directora de ventas de la compañía.

Margarita, que depende del turismo, clama que se restablezca la conectividad con la isla, sobre todo ahora que se acerca la época navideña, históricamente una de las mejores temporadas del año y en la que esperan que haya una real reanudación de actividades, muchas prácticamente paralizadas por la pandemia y las restricciones aplicadas por Nicolás Maduro.

«El comunicado del INAC habla de vuelos internacionales, pero no dice cuándo se reactivarán los nacionales ni cuáles aeropuertos volverán a operar. Necesitamos los vuelos, la actividad comercial de la isla es fundamentalmente el turismo. Tenemos más de ocho meses que no hemos recibido turistas, y si seguimos sin vuelos, esta situación se recrudecerá», advierte Teodoro Bellorín, presidente de la Cámara de Comercio de Nueva Esparta.

«Hemos aguantado y guapeado con nuestros propios recursos, viviendo de la población local que no llega a 500.000 habitantes, cuando nuestras instalaciones tienen una capacidad para recibir a poco más de un millón de personas en temporada», agrega.

Señala que la crisis económica del estado, profundizada por la pandemia, la cuarentena y las restricciones de los vuelos, ha obligado a los comercios a reducir personal, pues no todos tienen la capacidad de poder encarar los pagos de los salarios y los tributos, tanto municipales como nacionales.

Según una encuesta realizada en octubre por el Centro de Estudios e Investigación de la Cámara de Comercio de Nueva Esparta, seis de cada 10 empresas margariteñas se han sentido inseguras (45%) y muy inseguras (15%) durante la pandemia. Además, el estudio reveló que 33% de los empresarios no podrá cumplir con los compromisos laborales de fin de año con los trabajadores, como utilidades, aguinaldos o bonos.

El sector empresarial privado de Margarita manifiesta la necesidad de rebajar o suspender temporalmente el pago de impuestos y tributos. Sin embargo, Bellorín indica que dos de los 11 municipios que tiene el estado evalúan aprobar importantes ajustes en los porcentajes que pagan los empresarios de sus ingresos brutos.

Los empresarios también esperan que las autoridades flexibilicen totalmente la economía y que autorice el reinicio de los vuelos comerciales y la operación abierta de los ferris.

Lea más en www.talcualdigital.com

PUBLICIDAD

Comentarios

Comentarios

Comentarios