#OPINIÓN Lectura: Movimiento (Parte II) #24Nov

Carlos Mujica | Ilustración: Victoria Peña |

Recapitulando para orientar la continuación, como dijimos en la anterior página, la luz la producen dos componentes: la masa y la energía; recordemos que el filamento del bombillo es la masa y lo que llega a ella es la energía que transforman las partículas de la masa en fotones reales de luz. Como se aprecia en el párrafo que precede, hemos reproducido brevemente el proceso de la iluminación. La energía eléctrica, ya lo habíamos dicho, tiene una velocidad de 300.000 Km/s. de manera que la masa es siempre estática en apariencia. Mientras que la masa aparentemente no se mueve, la energía siempre está en movimiento. Es pues una equivocación el que continuemos creyendo en la velocidad de la luz. La energía en movimiento invade las partículas de la masa que se iluminan y permanecen iluminadas mientras la fuente de energía mantenga temporalmente su invasión.

La archiconocidísima ecuación de Einstein, la fórmula: E= mc2: “Energía es igual a la masa por la velocidad de la luz al cuadrado.” La ecuación se corrige si en lugar de la luz se agrega a ella la energía, la energía, como quedó dicho, se mueve a 300.000 Km/s.. De manera que la la célebre ecuación contiene la equivocación que desde Maxwell viene arrastrando la ciencia. La luz de los días se produce con la misma fórmula: la masa son las partículas de la atmósfera de la Tierra y la energía que procede directamente del Sol. La energía recorre casi 150.000.000 millones de kilómetros desde el Sol hasta la Tierra para invadir las partículas de la masa de la atmósfera terrestre e iluminarla. Como se aprecia, el proceso de iluminación es siempre uno sólo. De modo que con esta explicación de cómo se produce la iluminación de los días en la Tierra, estamos revelando el proceso real de iluminación. Pero, también, estamos revelando que la luz, como siempre se ha creído y se sigue creyendo, viene directamente del Sol. Ninguna estrella propaga luz al espacio, el Sol es una estrella, en consecuencia la luz del Sol no se propaga. Todas las estrellas, incluida el Sol, propagan energía. Y esa energía solar es la que ilumina la masa de la atmósfera todos los días. Con esta explicación concluimos todo lo referente al proceso de iluminación.

Carlos Mujica

carlosmujica928Yahoo.com

@carlosmujica928

PUBLICIDAD

Comentarios

Comentarios

Comentarios