#OPINIÓN El pueblo protagonista #9Dic

Joel Rodríguez Ramos | Ilustración: Victoria Peña |

Señala parte del Preámbulo de la vigente Constitución Nacional de 1999, que el pueblo “con el fin supremo de refundar la República para establecer una sociedad democrática, participativa y protagónica, multiétnica y pluricultural en un Estado de justicia, federal y descentralizado, que consolide los valores de la libertad, la independencia…” decreta la siguiente Constitución, e inmediatamente aparece el articulado de la Carta Magna, dividido en Títulos y Capítulos. Destaco de esa parte del Preámbulo, las expresiones participativa y protagónica, como facultades atribuidas al pueblo venezolano y siempre, por cierto, impedidas de su ejercicio, por parte del  poder autoritario y arbitrario existente en el país desde el año 1999.Es decir, lo de protagonismo del pueblo fue siempre una gran mentira y mucho incauto compró esa mentira. Hoy están arrepentidos. Igualmente, lo de “refundar” la República también me pareció desde el comienzo presuntuoso y repugnante. La República se fundó una vez y para siempre. La memoria de nuestros padres fundadores recibe una gran ofensa con esa afirmación que algún día habrá que enmendar. Sin embargo, ahí ha quedado escrita esa expresión. Pero me venía refiriendo al protagonismo de la sociedad venezolana que prometía el Preámbulo constitucional. Veamos algunas cosas:

El domingo pasado, 6 de diciembre, el pueblo fue convocado para elegir un nuevo Parlamento, en razón del vencimiento del todavía vigente periodo constitucional del único poder legítimo de la República. La única cámara legislativa prevista en nuestro ordenamiento constitucional, en principio cesará en sus funciones el 5 de enero del año 2021, pero como ocurrió en mayo de 2018 con el Presidente de la República, ese poder legislativo que debería sustituir al actual, no ha quedado electo, porque el régimen de Maduro para bañarse de legitimidad, hizo todo lo que pudo buscando una participación grande en unas elecciones amañadas, fraudulentas, expresamente preparadas para ganar ellos y no logró sino una escasa participación del pueblo que no alcanza ni el 9% del electorado. He visto y leído de algunas fuentes, que  participó un 30% del padrón electoral. Eso lo dicen los más optimistas, pero repito, la participación fue la más baja en toda la historia electoral de Venezuela. Personalmente constaté en el Centro de votación donde siempre he votado, la ausencia casi total de electores, parecía cerrado el liceo que allí funciona. En ese Centro de votación (Liceo Federico Carmona en la urbanización del Este) suelen hacerse grandes colas esperando para ejercer el derecho a votar y como digo, no había electores, y ni siquiera vi los soldados que suelen custodiar los recintos electorales. Lo mismo ocurrió en otros centros de votación, diría que en todos, y las explicaciones, muy a lo Tibisay, dadas por los funcionarios del CNE, era que el proceso ahora está más tecnificado, más rápido y seguro. Todos nos preguntamos a quién pretenden engañar. Será a ellos mismos o al venezolano que depende de una migaja para vivir,  porque nadie se creyó esa mentira. El pueblo lo demostró el domingo 6 de diciembre. Por primera vez en casi 22 años, encontró la manera de protagonizar  su decisión y su exigencia, en silencio y quedándose en su casa. Por encima de amenazas de despidos a los empleados públicos, de no pagarles sus salarios y aguinaldos, de no entregarles una caja de comida maluca e incluso amenazándolo con una frase que recorrió el mundo por su maldad y villanía: “el que no vote no come”. Es la frase de mayor crueldad que se haya oído en Venezuela desde su fundación, todos los gobiernos ofrecen felicidad y progreso a los pueblos que conducen. Por eso el pueblo no salió a votar, por eso el pueblo fue el gran protagonista el 6 de diciembre pasado y lo hizo dándole la espalda a un régimen que abandonó sus obligaciones fundamentales con la República. Ahora los sectores democráticos están convocando a ese mismo pueblo, a una Consulta Popular, para preguntarle si desean solicitar el cese de la usurpación de Maduro; si desconocen la elección del 6 de diciembre y si solicitan la ayuda internacional para llevar a cabo esos objetivos. De nuevo el pueblo será el gran protagonista.

Joel Rodríguez Ramos

PUBLICIDAD

Comentarios

Comentarios

Comentarios