Cardenales volvió a vapulear a las Águilas del Zulia 9-3

Brian Vidal/LVBP | Foto: Cortesía Cardenales de Lara |

Los Cardenales de Lara repitieron la dosis ofensiva contra las Águilas del Zulia para imponerse por segundo día consecutivo 9 carreras por 3. El bate del cubano Yordanys Linares volvió a lucir con el madero al sonar otro cuadrangular.

Aunque los rapaces abrieron primero el marcador, cuando José Briceño soltó sencillo al lado izquierdo en el primer acto y, Alí Castillo anotó; todo cambió de rumbo en poco tiempo.

Vargas continuó su explosivo andar con el bate, pues en la noche anterior había conseguido una actuación perfecta (4-4) y este miércoles no fue la excepción. El de Caripito soltó doble impulsor de dos carreras para voltear las acciones.

Entonces, el duelo volvió a ser de dos visiones para los equipos en disputa. Para uno fue lamentos y desesperación. Mientras que para el otro fue satisfacción y provecho.

Cardenales se valió del descontrol del pitcheo rapaz y armó su rally de carreras.

Linares sonó sencillo remolcador de una rayita. Josmar Cordero bateó rodado por la segunda base y Vargas cruzó la goma. Osman Marval disparó biangular al jardín derecho con el que Cordero llegó sin complicaciones hasta el home. Con eso ya los visitantes habían agendado seis anotaciones en la libreta.

Los zulianos despertaron de a poco. Wilyer Abreu conectó sencillo de línea al patio derecho con el que Briceño pisó el plato. Les sirvió para descontar la abultada diferencia en el cuarto tramo.

Pero, una vez más, los larenses recuperaron terreno al ver el portentoso batazo de uno de los suyos.

Linares descargó todo su poder a las gradas del jardín derecho en el quinto capítulo. Su tercer vuelacercas de la campaña llegó de manera elevada y sin compañeros a bordo. Desde que impactó con el madero, la bola llevaba destino donde no llegan los guantes.

En el séptimo, Carlos Rivero falló con rodado a la inicial, pero suficiente para que Vargas anotara la octava rayita de los crepusculares en el encuentro.

Cuando el bateo responde, coloca en una situación agradable a cualquier lanzador. En este caso, Raúl Rivero se apoyó en lo que habían conseguido sus compañeros en la batería. Trabajó cinco episodios, para embolsillarse el primer triunfo de la temporada.

PUBLICIDAD

Comentarios

Comentarios

Comentarios