#OPINIÓN La representación política que necesita Venezuela #12Dic

Stalin González | Ilustración: Victoria Peña |

En el mundo occidental se entiende que existe una necesidad de representación política de los ciudadanos que componen la sociedad. Esta representación es un derecho que todos tenemos, no es un regalo ni mucho menos una opción. En nuestro país, los venezolanos merecen que sus voces sean escuchadas sobre los distintos temas públicos y así mismo, poder escoger a quienes van a actuar en su nombre, para exponer sus intereses, dar solución a las necesidades y lograr el progreso en los diversos ámbitos sociales.

En este sentido, los partidos políticos juegan un papel fundamental y su existencia es vital para lograr el cambio y la recuperación de Venezuela. En ellos se agrupan personas con ideales comunes, lo que permite el intercambio de ideas, además de la  organización y la participación de los ciudadanos en los asuntos públicos. A través de cada partido se pueden canalizar también las demandas sociales. Sin duda, son parte fundamental de la representación política de los venezolanos.

No obstante, los partidos por si solos no son suficientes. En realidad, quienes participamos en el juego político del país tenemos la responsabilidad de trabajar de manera coherente con la realidad y necesidades que tiene Venezuela. Por eso, no debemos caer ni prestarnos para procesos que no cuentan con garantías reales. Es nuestra responsabilidad dar fin al sufrimiento de los venezolanos, no ser actores que profundicen la crisis.

Todo proceso que pretenda cambiar la trágica realidad en la cual nos encontramos debe contar con la interacción que se produce entre los ciudadanos, los partidos políticos y los representantes comprometidos con la reconstrucción nacional. Esa interacción es la columna fundamental tanto para que recuperemos la democracia en Venezuela, como para a institucionalizar al país, de modo que gocemos de Poderes Públicos independientes y sólidos.

De ese modo, con instituciones fuertes y representantes comprometidos, la ciudadanía podrá confiar en el juego político, en el Estado y la posibilidad de lograr la reconstrucción nacional. Así surge la legitimidad para todo proyecto político serio, que a su vez hará que las soluciones sean duraderas en el tiempo y tengan el apoyo de los distintos actores de la sociedad y la comunidad internacional.

Hoy más que nunca Venezuela requiere una representación seria y confiable, capaz de tomar las decisiones acertadas y llenas de madurez política. Debemos dejar los egos y personalismos de lado. Millones cuentan con nosotros para terminar con la crisis. Es tiempo para entender que solo mediante la unión real de nuestras fuerzas y con organización, podremos reconstruir la nación y caminar juntos al progreso social y el desarrollo.

Stalin González

PUBLICIDAD

Comentarios

Comentarios

Comentarios