#OPINIÓN Se busca un Emprendedor: Trabajar en positivo (Parte II) #15Dic

Italo Olivo | Ilustración: Victoria Peña |

“Trabajar con herramientas de PNL me ha cambiado la vida, entre otras cosas me ha servido para potenciar mi inteligencia emocional, comprendiendo de qué manera funciona mi mente, qué impacto tienen mis pensamientos y, en definitiva, aprender a vivir más conscientemente, siendo dueño de mi mismo y entendiendo y empatizando con los demás”

Julián Trullen, director en Madrid de Ten-Cegos Deployment.

Explica la coach Maite Barón, directora de Building Visionary Organizaciones y experta en PNL que “Para lograr el éxito, tanto interno (bienestar personal) como externo (estrechamente relacionado con la consecución de los objetivos fijados), es importante conocer y comprender cuales son las causas que generan los efectos deseados. Y añade, si lo que se busca es implementar mayor flexibilidad y productividad en la empresa, “lo primero es cambiar la manera de pensar de los directivos, así como sus creencias relacionadas con ese aspecto , para que inciden en la cultura organizacional, influyendo en la actitud y la conducta del resto de profesionales”

Llegados a este punto , es necesario recordar que la ciencia occidental ha demostrado que “los pensamientos y las palabras negativas generan emociones tóxicas que consumen y desgastan nuestra energía y salud mental”. De hecho, “esta ponzoña se va acumulando en nuestro interior, debilitando el sistema inmunológico, lo que suele derivar en enfermedades físicas”, añade Barón. De ahí que “el pensamiento negativo de los directivos sea una de las principales causas que destruye a las empresas”

“El objetivo de la PNL, es analizar cuál es el modelo mental utilizado por cada ejecutivo y que resultados le comporta en su vida personal y profesional, estudiando cómo se comunica consigo mismo y con los demás” dice Barón. No en vano, “si siguen usando los mismos medios, terminan por obtener iguales resultados”.

De lo que se trata, es de eliminar de nuestro modelo mental creencias falsas y limitadoras, sustituyendolas por otras que hayan sido verificadas por la propia experiencia, sostiene Gustavo Bertolotto, director del Instituto Potencial Humano, que cuenta con masters especializados en coaching y PNL.

Si bien al principio cambiar ciertos hábitos inconscientes en nuestra manera de pensar y de comunicarnos supone un esfuerzo y cierta disciplina, con el tiempo, y fruto del aprendizaje, dejan de ser mecánicos, reactivos y negativos para convertirse en conscientes, proactivos y muchos más constructivos, añade este experto en PNL.

Pero, ¿Cómo se implementa esta herramienta en una organización empresarial?. Hay varias formas. La más común es “ comenzar con una sesión de coaching individual entre los directivos”, explica Bertolotto. “Tan solo hacen falta cuatro horas de plena dedicación para que los ejecutivos tomen conciencia de lo importante que es conocer y comprender el impacto que tiene su manera de pensar sobre su actitud y su conducta” reconoce.

Una vez que los directivos comienzan a comprometerse con su propio liderazgo personal, se abre la puerta para que estas sesiones pueden extenderse al resto de la organización. Más allá de la formación impartida, “ lo que marca un antes y un después es la voluntad de cambio y crecimiento por parte de las empresas, una actitud que demuestra humildad, valentía y compromiso por parte de sus lideres” agrega Bartolotto.

Definitivamente, con la PNL, se aprende a entrenar la mente para lograr el éxito. No es lo mismo ver una situación como un problema que como una oportunidad. El primer enfoque nos condena a ser víctimas y el segundo, a ser protagonistas de la solución, que depende de nosotros.

Italo Olivo

www.iolivo.com

PUBLICIDAD

Comentarios

Comentarios

Comentarios