#OPINIÓN Oración para el 2021 #3Ene

Jorge Euclides Ramírez | Foto: Cortesía |

Termina un año fatídico y comienza otro en el cual los venezolanos queremos librarnos del secuestro colectivo que sufrimos por parte de una alianza satánica que se apodero del país.

Para buscar la libertad apelemos a esta oración que es rezada con frecuencia en la hermana Republica de Colombia. Data de 1982 pero es repetida con fe cada vez que el sufrimiento abate a las familias. La publicamos hoy para que en cada hogar, en cada templo, en todas partes sea repetida de corazón como un testimonio de en Dios y un apoyo espiritual para esta lucha incesante que nos anima,

Señor Creador

Fuente de amor y verdad

En tus manos esta la luz y la fuerza

Que pueden lograr que la libertad sea el derecho con el cual logremos vivir.
Señor, Tú tienes La luz y la fuerza,
que pueden llegar a un corazón martirizado
Ayúdanos Señor a recibir esa fuerza para sobrellevar el dolor Que se siente al conocer la angustia del encierro, del silencio y la incertidumbre
Te pedimos fuerza divina para los huérfanos, para las viudas, por la desolación que queda
en las familias de los secuestrados que han sido asesinados y fuerza para soportar la amargura que queda en aquellos que siguen en cautiverio. Que sus lágrimas sequen con la bondad de tu mirada
Que su dolor tenga consuelo en la fe de tu palabra.

Señor aparta esa realidad del secuestro de nuestras vidas!
Unidos en una sola voz, unidos en la oración pero aun más Unidos en la lucha en contra de la inhumanidad de quienes secuestran y asesinan sin piedad.

Señor Dios, Padre Celestial
Llega con tu gracia divina a todos los corazones
Que cese la violación de los derechos humanos
Que cese la inhumana práctica del Secuestro
Señor,
Imploramos para que al unísono,
multipliquemos los actos de noble protesta
Por qué multipliquemos los actos de solidaridad
Para ayudar a la consecución de La libertad.
Ayúdanos a recibir esa luz que nos ilumine a realizar los actos, a pronunciar las palabras, unir la fuerza de nuestros corazones a unirnos como tus hijos
En la lucha constante, diaria y necesaria por alcanzar la paz No dejaremos de manifestarnos
No podemos callar frente al horror
Que tu luz y tu fuerza estén con nosotros

Amen

Jorge Euclides Ramírez

PUBLICIDAD

Comentarios

Comentarios

Comentarios