#OPINIÓNVisión de Frente: El dolor de la iglesia retumba en sus palabras de exhortación #21Ene

Jorge Rosell y Jorge Euclides Ramírez | Ilustración: Victoria Peña |

La Conferencia Episcopal Venezolana habla con voz de tabernáculo sobre verdades urgentes presentes en la realidad de nuestro país. Con palabras directas, sin ambigüedades diplomáticas ni silogismos politológicos expone con crudeza apocalíptica y angustia humana, la tragedia que se abate sobre nuestro pueblo.

En su último Exhorto describen los obispos venezolanos con contundencia bíblica, el conjunto de padecimientos sociales y económicos que aflige a toda una sociedad, hecha víctima de un sistema comunista que extinguió al trabajo como fuente y base de la manutención familiar, obligando a las personas a huir de nuestro territorio para no sucumbir a este genocidio donde la muerte se instaló como figura habitual a través de enfermedades, hambre y depresión síquica, en una especie de Tiovivo macabro donde todos estamos obligados a subir.

Lo denunciado por la Conferencia Episcopal Venezolana es la cruel verdad que sufrimos todos pero que algunas veces por imbuirnos en análisis y disertaciones sacamos del foco de atención para terminar en conclusiones teóricas sobre posibilidades de solución que contradicen abiertamente el sentimiento de impotencia y humillación que embarga a la ciudadanía. Por ello, por esta desconexión entre el discurso político y las emociones de la gente es que vemos como el respaldo popular a las iniciativas opositoras se ha convertido en obstáculo de piedra para convocar las necesarias movilizaciones de calle que deben acompañar la presión que se hace desde escenarios internacionales.

Toca de esta manera, con base a este último Exhorto de los Obispos y consecuentes con los diagnósticos realizados por intelectuales de gran clarividencia como los sacerdotes jesuitas Luis Ugalde y José Virtuoso, acometer desde el Frente Amplio Venezuela Libre, una serie de operaciones ciudadanas para las cuales se requiere una unidad monolítica de los diferentes factores de la oposición con base en mandatos constitucionales como es aquel previsto en su artículo 333 que nos exhorta, al igual que los Obispos, a colaborar en el restablecimiento de la efectiva vigencia de su texto, innumerable veces vulnerado a través de procedimientos ilegales que  el comunismo ha impuesto a través de  un Tribunal Supremo de Justicia, una Asamblea Nacional, un Consejo Nacional Electoral, un Ministerio Público, una Contraloría General, instancias que por ilegítimas deslegitiman también a la Presidencia de la República ejercida por quien no fue elegido mediante un proceso democrático.

Estamos en la hora de enfrentar al comunismo haciendo política desde la sociedad civil, desconociendo los escenarios de Poder contrarios a los valores, principios y garantías democráticas, los cuales además menoscaban los derechos humanos de la población venezolana, conforme a lo previsto en el artículo 350 de la Constitución. Esto deben entenderlo los partidos, quienes actualmente son parte de ella debido a que el régimen comunista en su afán totalitario los aisló y marginó de las decisiones gubernamentales, incluso en las regiones donde hay Gobernadores y Alcaldes demócratas, pero bajo el mando de funcionarios autócratas designados desde Caracas por la nomenclatura comunista.

Por otra parte sabemos, que una dictadura no se defenestra alegando principios constitucionales, esos clamores van dirigidos a los que nos acompañan en esta lucha para darle sentido y empoderamiento legítimo a las actividades que podamos desarrollar, que no será únicamente recitarles disposiciones legales a quienes no creen ni practican la legalidad, sino actuar con decisión y coraje para hacerlos prevalecer.

En el Frente Amplio Venezuela Libre, Capitulo Lara, el componente Sociedad Civil se mantiene activo, en constante análisis, promoviendo opciones centradas en el liderazgo horizontal, porque estamos claros que en la Sociedad Civil no existen jefes sino articuladores. Por ello en un lapso de pocos días daremos a conocer esta estructura horizontal que busca articular el trabajo de todos los sectores independientes, para cumplir una tarea conjunta donde los partidos políticos son una vanguardia esencial e indispensable pero no hegemónica. Dios con nosotros.

Jorge Rosell y Jorge Euclides Ramírez

PUBLICIDAD

Comentarios

Comentarios

Comentarios