Perú despliega al Ejército para evitar la entrada de migrantes venezolanos

Brian Vidal | Foto: AP |

La frontera de Perú con Ecuador ha sido el paso de miles de migrantes venezolanos desde hace al menos 4 años, sin embargo desde la pandemia ha sido bloqueado y hoy se ha puesto en marcha un intenso despliegue militar contra la migración venezolana.

La idea del gobierno peruano es “disuadir” a la “migración ilegal”.

La acción deja al descubierto el drama del éxodo venezolano y la tensión que genera en países azotados por la COVID-19 y la crisis económica.

Este “operativo de control”, como denominaron a esta medida, dejó imágenes un tanto severas para “atajar el paso” de “migrantes ilegales que pueden transmitir la COVID-19”.

Cientos de uniformados fueron planteados en todos los pasos y trochas fronterizas que sirven para el tránsito de personas de manera ilegal en la región.

Alrededor del operativo también se pudo ver el despliegue de altas autoridades como ministros, jerarcas militares y policiales, así como la prensa oficial peruana.

Analistas consideran que se trata de una franca intención de exhibir “mano dura” para asegurar «la soberanía y el respeto a las normas» peruanas.

Un despliegue inusual

Así lo calificó la presidenta de la Asociación Protección Población Vulnerable (APPV), Martha Fernández, quien considera “que muchas de estas cosas se han podido prevenir para regular el proceso migratorio no solo en Perú, sino en toda la zona, si desde el inicio hubiera habido un convenio”

Fernandez señaló que los países de acogida debieron haber trazado un camino desde el inicio, “pero no lo hicieron, y eso la migración descontrolada, lo que trae problemas para todos».

Martha Fernandez, quien maneja la organización que atiende a los migrantes venezolanos en situación vulnerable, dijo que la situación en la frontera «se veía venir hace meses».

La defensora de Derechos Humanos, dijo que para nadie “era un secreto” que el tránsito de migrantes venezolanos desde Ecuador a Perú seguía funcionando de manera irregular “y sin control”.

A su juicio, el problema que derivó con la llegada de los militares a la zona nace con el cierre de los pasos fronterizos regulares al inicio de la pandemia, algo que se hizo con el fin de evitar la expansión de la enfermedad, señala la información publicada por EFE.

Los coyotes que se benefician con la migración venezolana

El cierre de las fronteras a propósito de la pandemia, motivó el uso de las trochas y pasos ilegales  para el cruce de fronteras.

Esto era algo que “todo el mundo sabía que estaba pasando», dijo Fernández.

“Aquí hay ya organizaciones de ‘coyotes’, se sabe hace tiempo. Han hecho de esto su vida y es un negocio para todos. Traen gente directamente desde Colombia, sin pasar por frontera alguna. Eso existe, es vox populi, está en redes sociales y grupos de Facebook”, añadió.

Precisamente a eso se refirió este miércoles en la frontera el comandante de la Policía Nacional de Perú, César Cervantes, al informar que “los organismos de inteligencia” van a comenzar a identificar a «las mafias» que trafican migrantes a Perú “mayormente venezolanos”.

El exagerado despliegue militar contra la migración venezolana

El Ejército peruano fue desplegado con la intención de vigilar al menos 30 pasos fronterizos clandestinos que han sido identificados como los más frecuentes utilizados por la migración ilegal.

Solamente la semana pasada el flujo constante por estas trochas generó la detención de al menos 500 migrantes en la región fronteriza de Tumbes.

En ese contexto se difundió en las redes un video de un tráiler que ingresaba a la ciudad de Tumbes, capital de la homónima región peruana, con decenas de inmigrantes venezolanos que presuntamente acababan de cruzar la frontera de manera clandestina.

Embajador interino pidió pidió respeto a los DDHH

El embajador venezolano designado por el líder opositor Juan Guaidó ante Perú, Carlos Scull, solicitó en un mensaje en Twitter a la Defensoría del Pueblo (Ombudsman) que “vele por los derechos humanos de los venezolanos en la frontera con Ecuador”.

“Estamos de acuerdo con una migración segura pero tiene que prevalecer un enfoque humanitario que considere casos como la reunificación familiar y refugio”, dijo.

La ONU estima que más de cinco millones de venezolanos abandonaron su país desde 2015, huyendo de la crisis económica y política. El gobierno del presidente Nicolás Maduro es desconocido por medio centenar de países, incluyendo Perú, que reconoce a Guaidó.

PUBLICIDAD

Comentarios

Comentarios

Comentarios