#OPINIÓN Red de Instituciones Larenses: Perspectivas económicas 2021 (Parte IV) #3Feb

Maximiliano Pérez Apóstol | Ilustración: Victoria Peña |

Los integrantes de la Red de Instituciones Larenses sentimos la inmensa satisfacción del deber cumplido al transcribir este trabajo realizado con pulcritud, altruismo y profesionalismo demostrado. Son características de Gerardo Álvarez, Economista y profesor de la universidad Centro Occidental “Lisandro Alvarado” por un lapso superior a los treinta años. Trabajo que amerita ser recopilado, analizado y utilizado como guía, Cito:

“En otro orden de ideas, como consecuencia de la grave disminución de los ingresos petroleros y la dificultad que tendrá el Estado, al menos este año, de generar ingresos equivalentes, me temo que no le quedará otra opción que financiarse creando dinero inorgánico, pues es mucho más fácil, lo cual continuará generando presiones alcistas tanto en el nivel general de precios (léase la hiperinflación continuará) como en el valor del dólar, ceteris paribus, llegará a cifras realmente preocupantes… No nos sorprenda que la inflación mensual este cercana al 30% y el precio de la divisa supere fácilmente los dos millones de bolívares por dólar americano al más breve plazo.

Hablemos ahora de la posible reconversión monetaria. Varios analistas económicos (Oliveros, Aristimuño, Guerra, Balza, Salmerón y otros) dan por sentado que el gobierno tomará esta nada fácil decisión en el primer trimestre de este año. ¿Qué podemos opinar al respecto? El tema es de suyo muy extenso y tiene varias aristas. Veamos solo algunas. La reconversión monetaria es una medida que se toma solo en economías con muy alta inflación o con hiperinflación, como ha sucedido en varios países europeos de la post-guerra y en algunos países de América Latina como Brasil, Bolivia Argentina, entre otros y varios países en África. Por lo tanto, que se haya aplicado en Venezuela con la tasa de inflación más elevada de la región no debe sorprender. Lo que llama la atención es que, si se aplica una nueva reconversión este año, quizás seamos el único país del mundo con ese triste récord (tres reconversiones monetarias en doce años). Señalábamos antes que la causa fundamental de esta medida es la elevada inflación o hiperinflación que registra el país en cuestión. Esto quiere decir que, si se reconvierte el cono monetario, pero no se atacan los desequilibrios que genera la hiperinflación, lamentablemente esa medida no tendrá efecto alguno y a la vuelta de uno o máximo dos años, tendremos el mismo problema que lo originó. La reconversión que se implementó a partir de junio de 2018 es el mejor ejemplo de ello. En mi humilde opinión, solo sería un cambio cosmético mientras el problema o problemas que subyacen tras esa medida, persistan. En suma, la reconversión es un reconocimiento implícito del gobierno de que existe la hiperinflación y creen que, con esta decisión, per se incompleta, pueden combatirla. La realidad de los últimos tres años ha demostrado lo contrario, aunque diversas fuentes no oficiales han señalado que en el Banco Central se está discutiendo la posibilidad de quitarle más ceros al bolívar. Según José Guerra y Cesar Aristimuño serían tres ceros menos y otros señalan que serían cinco ceros. En palabras de Aristimuño “la reconversión monetaria logra una mayor eficiencia en el sistema de pagos con el manejo de cifras más pequeñas y facilita las operaciones comerciales, así como el cálculo de todas las transacciones económicas, como los registros contables”. Continuará…

Maximiliano Pérez Apóstol

PUBLICIDAD

Comentarios

Comentarios

Comentarios