#OPINIÓN Guillermo Morón: Un escritor con espuelas de oro #9Feb

Gorquin Camacaro | Ilustración: Victoria Peña |

Cuando el escritor Guillermo Morón, publicó El Gallo de las Espuelas de Oro estremeció la sociedad natal, su querida Carora, (aunque Cuicas lo vio nacer). Aquella población conservadora no entendió en su momento la genialidad literaria de Morón; amenazaron con quemar el “siniestro libro” en la plaza Bolívar. Si no hubiese sido por la oportuna intervención del escritor Juan Páez Ávila y el gobernador del Estado Lara, Domingo Perera entre otros, las hordas hubiesen asestado una filosa daga de ignorancia a la literatura y la cultura en general ; este hecho nos recuerda a Salman Rusdhie que fue perseguido por la publicación de Los versos satánicos, en 1988, lo cual provocó una polémica inmediata en el mundo musulmán debido a la supuesta irreverencia con que se trata a la figura del profeta Mahoma. India prohibió el libro y Sudáfrica; al cabo de varias semanas, Pakistán, Arabia Saudita, Egipto, Somalia, Bangladés, Sudán, Malasia, Indonesia y Qatar también habían prohibido la novela. Ni el escritor Caroreño y su par indio desafiaban las costumbres de sus pueblos, solo hacían Literatura dónde la ficción y la magia creativa es la fuerza que ancla las letras con el pensar humano.

El libro El Gallo de las Espuelas de Oro es la obra maestra de la actividad literaria de Morón. Aunque es más conocido como Historiador, por sus densos tratados sobre el tema. Incluso llegó a presidir la Academia Nacional de la Historia por los aportes y la dimensión con que elevó el estudio profundo de los hechos pasados.

El ensayista Juandemaro Querales, presidente del Ateneo Guillermo Morón de Carora, es quizá el venezolano que más ha investigado su obra, nos apunta al respecto: El Gallo de las Espuelas de Oro es eso, una revelación de un lugar oscuro del inconsciente; temas atesorados durante años en la intimidad de un escritor, son liberados un buen día con el ábrete sésamo de un aprendizaje paciente de la escritura, con la intención de acometer un riesgo.

Contar todo ese río de visiones no es nada fácil – cuando de técnica se trata- si bien la magia y la pasión de esos universos narrativos subyugan por su belleza y salvan el cuerpo de la novela, pero la cosa no es así de fácil, cansados como estábamos de tanto bodrio pintoresquista conceptual y mágico, lo cual hacían más tortuoso el estado de nuestra narrativa actual. Acometer un texto de buena factura fue el reto que se propuso Morón. Por eso hay que buscarle cuerpo y alma a toda posible búsqueda, no solo enmascarar los nombres y apellidos, sino disimular el pasado para que el futuro quede igualmente enmascarado, disimulado, extraviado, perdido en las nuevas lenguas que ya serán viejas en las nuevas sangres.

El escritor Enrique Viloria en el epicentro de la novela nos guía: Francisco nos traslada con reales y vividas imágenes, sin metáforas pudibundas, sin parábolas puritanas, sin alegorías mojigatas, a una sexualidad ajena y personal que pone sobre la página saliva, sudor y semen cuando de sexo puro y simple se trata, así como candor, inocencia e ilusión cuando es un adolescente enamoramiento el conductor de sus letras. Amor con sexo, sexo sin amor, ejercido por un Gallo inconfundible, con G mayúscula, acicalado con doradas espuelas y soleadas crestas que adornan sus galantes dotes de caballero andante, y sus recias habilidades de jinete en la montura de su negro caballo moteado y de las incontables mujeres de diferente sabor de boca, tamaño de pie y color de tez que bien hablan de su canto cumplidor en corrales criollos y de ultramar.

Por su desempeño y su aporte a las letras; fundamentalmente, por el Gallo de las Espuelas de Oro, Los hechos de Zacarías, y su obra en general, La Cátedra de Poética Fray Luis de León de la Universidad Pontificia de Salamanca, organizado por el poeta y ensayista Alfredo Pérez Alencart y Alfonso Pérez Carmona, le realizaron un homenaje internacional denominado: Cumbres de Humanismo.

Podemos afirmar que la novela El Gallo de las Espuelas de Oro del historiador, innova la literatura con elementos que retrotraen los recuerdos contados con magistral realidad y rigurosidad sin caer en la vulgaridad.

Morón en su novela finalista del premio planeta construye un híbrido ente el historiador y el literato, sin perder la realidad de los hechos logra hacer ficción con la visión de su mundo caroreño en esta sinigual obra. Guillermo Morón, excelso historiador, fabulador, humanista… un Escritor con Espuelas de Oro.

Gorquin Camacaro

PUBLICIDAD

Comentarios

Comentarios

Comentarios