A pesar de la pandemia y las sanciones, Conviasa asegura haber tenido un 2020 exitoso

Brian Vidal | Foto: Archivo IMP |

Durante el año 2020 el peor de la historia para la aviación global al menos una aerolínea obtuvo ganancias durante la pandemia. Se trata de la sancionada Conviasa la única empresa aérea que vio florecer el negocio en un año negro para la humanidad.

La estatal venezolana sancionada por el gobierno de Estados Unidos señaló que sus operaciones aumentaron en un 85% durante 2020, lo que la convierte en una de las pocas aerolíneas en el mundo en registrar ganancias durante la pandemia que acabó con los viajes aéreos.

La aerolínea, que tiene prohibido volar a Estados Unidos como parte de las amplias sanciones de ese país contra el régimen de Maduro, ahora tiene vuelos regulares a cinco países. 

Tres de ellos están liderados por los aliados políticos de Maduro, Bolivia, Irán y México, y hay planes para agregar una conexión con Moscú pronto. 

Conviasa ahora también brinda servicios a rutas de alta demanda a Panamá y República Dominicana, que actúan como centros de tránsito clave para los venezolanos.

¿Cómo hizo Conviasa para obtener ganancias durante la pandemia?

La mayoría de las aerolíneas en EEUU y Europa han recibido miles de millones de dólares en rescates gubernamentales para sortear la pandemia de coronavirus. Sin embargo, Conviasa recibió ayuda del régimen chavista pero de otro tipo.

La competencia de Conviasa fue anulada con permisos retrasados u obstáculos de última hora contra operadores como Copa Holdings SA.

El secreto de su relativo éxito no es difícil de encontrar, señala la información publicada por Bloomberg. 

Aficionado a apuntalar empresas estatales que puedan aportar los tan necesarios ingresos en divisas a su gobierno en crisis financiera, Maduro ha permitido que Conviasa cobre en dólares y a precios exorbitantes para destinos como Toluca, México, o Viru Viru, en Bolivia.

El monopolio del régimen con el tráfico aéreo comercial

Reinaldo Pulido, presidente de la asociación de Turismo, Conseturismo dijo que “si Conviasa ha crecido, está muy bien, pero las operaciones aéreas venezolanas no deberían depender de una sola aerolínea, de un solo interés, eso es peligroso, no está bien”.

“Haces que un país de 30 millones de personas dependa de una sola compañía”, indicó el dirigente gremial.

En pocas palabras el régimen de Nicolas Maduro, estableció durante la pandemia un monopolio con la aerolínea estatal y por eso las ganancias durante la pandemia de Conviasa.

La aerolínea, ahora dirigida por Ramón Velásquez, un ex militar que también dirigió el Ministerio de Ecosocialismo y Aguas, vio sus operaciones casi duplicadas el año pasado, según un comunicado de la empresa. 

En ese periodo, el tráfico de pasajeros cayó un 63% en el resto de América Latina y casi un 66% a escala mundial, informó la Asociación Internacional de Transporte Aéreo (IATA, por sus siglas en inglés).

El desorden es la principal característica de la aerolínea chavista

La información publicada por Bloomberg señala que comprar un boleto a Conviasa puede ser una experiencia enloquecedora.

El sitio web de Conviasa es poco fiable para las reservas e incluso para comprobar los horarios de salida y llegada. 

Nadie responde a los números de atención al cliente. Acudir a una oficina en persona tampoco garantiza conseguir un pasaje, ya que suelen estar agotados o las agencias pueden no tener un horario de trabajo regular.

Sin embargo, los vuelos suelen estar llenos.

La opacidad en las operaciones de Conviasa

La estatal aérea venezolana no ha publicado informes financieros ni datos clave como la venta de boletos o los ingresos por ello, la capacidad de los vuelos o un presupuesto operativo.

Cuando se confirmó el primer caso de coronavirus en Venezuela, el 13 de marzo de 2020, el gobierno promulgó rápidamente uno de los cierres más severos del mundo y los aeropuertos fueron clausurados durante siete meses.

La malsana competencia de Conviasa con las aerolíneas privadas

Cuando los cielos se reabrieron en noviembre, Conviasa recibió rápidamente permisos para nuevos destinos de vuelos directos aprobados, como México, y anunció una conexión exclusiva entre Caracas y Bolivia. 

Otras aerolíneas privadas han tenido dificultades para obtener las autorizaciones.

Los boletos a México o Bolivia pueden costar hasta 1.000 dólares, una cantidad muy superior al poder adquisitivo de la mayoría de los venezolanos.

La flota de Conviasa incluye 20 aviones Embraer E190, para 104 pasajeros cada uno, así como dos aviones Airbus A340, con capacidad para unos 300 pasajeros cada uno. 

En su momento neurálgico, la empresa operaba con unos 50 aviones y tiene previsto aumentar esa cifra a unos 80, según su presidente.

PUBLICIDAD

Comentarios

Comentarios

Comentarios