#COLUMNA Soliloquios de café: Agua #21Mar

Maximiliano Pérez Apóstol | Ilustración: Victoria Peña |

El agua es una sustancia cuya molécula está compuesta por dos átomos de hidrógeno y uno de oxígeno (H2O). Es indispensable para el origen y sustentar la vida. Cubre el 71% de la superficie de la corteza terrestre.

El Día Mundial del Agua se celebra el 22 de marzo de cada año y su principal objetivo es crear conciencia sobre la importancia de cuidarla porque es imprescindible para todos los seres humanos, los animales y las especies que habitamos en el magno milagro de Dios, el Planeta de Agua, mejor conocido como:
“El Planeta Tierra” …

De ahí la importancia de evitar su despilfarro. Es un recurso limitado. En este sentido, hace falta una mayor toma de conciencia para su preservación, porque si algún día llegara a escasear, traería consecuencias irreversibles para la humanidad.

Si controlamos los recursos hídricos, seremos capaces de reducir los gases de efecto invernadero.

Se estima que aproximadamente el 70 % del agua dulce se destina a la agricultura. El agua en la industria absorbe una media del 20 % del consumo mundial. El consumo doméstico absorbe el 10 % restante. El acceso al agua potable se ha incrementado durante las últimas décadas en prácticamente todos los países. Sin embargo, estudios de la FAO estiman que uno de cada cinco países en vías de desarrollo tendrá problemas de escasez de agua antes de 2030; en esos países es vital un menor gasto de agua en la agricultura, modernizando los sistemas de riego.

La Asamblea General de las Naciones Unidas, aprobó el 28 de julio de 2010, una resolución que reconoce al agua potable y al saneamiento básico como derecho humano esencial para el pleno disfrute de la vida y de todos los derechos humanos. Esta resolución fue precedida, en noviembre de 2002, por la “Observación General Nº 15 sobre el derecho al agua”, que establece, en su artículo I.I, el derecho al acceso asequible al agua como una condición indispensable para “una vida humana digna”.

El cuerpo humano está compuesto de entre un 55 % y un 78 % de agua, dependiendo de sus medidas y constitución.
Fuentes: Wikipedia – https://www.diainternacionalde.com

Venezuela, además de poseer incuantificables riquezas en minerales, tierras fértiles, substancias utilizadas en la energía nuclear, piedras preciosas y no sé cuántas otras cosas más que hasta se rumora que están siendo explotadas de manera ilegal y clandestina a los ojos de la justicia, es el séptimo (7) reservorio de agua dulce en un mundo donde se pronostica que las próximas guerras serán por la posesión de tan vital líquido.

Pero en este país de inmensas riquezas, por ahora, disfrutadas por pocos, habita un pueblo donde una gran mayoría está sufriendo las peores calamidades, como lo es el tener que enfrentar la imposibilidad de accesar al agua necesaria para su subsistencia. El país donde otros sistemas político económicos defenestrados por el actual construyeron represas que sirvieron de embalses para cubrir las necesidades para la subsistencia y el desarrollo de sus habitantes, y de la producción en general, especialmente, la del sector agropecuario, y que había alcanzado cubrir las necesidades alimenticias en un %70, actualmente mendiga el suministro de agua que en muchos casos, cuando les llega, no viene potabilizada correctamente; mientras las represas, embalses y sistemas de distribución colapsan, las zonas de alta fragilidad ecológica donde se encuentran las nacientes de agua dulce son devastadas; la tala y la quema va precedida por las escorrentías y deslaves que colman los sistemas de almacenamiento y los ríos se secan ante tal depredación… ¿Responsables?

Les invito a visitar en YouTube: “CUREMOS LA TIERRA” Y “DESASTRE ECOLÓGICO EN LA SIERRA DE PORTUGUESA”.

Maximiliano Pérez Apóstol

PUBLICIDAD

Comentarios

Comentarios

Comentarios