#OPINIÓN Visión de Frente: La ciudad comunal significa el entierro de las formas republicanas #25Mar

Jorge Rosell y Jorge Euclides Ramírez | Ilustración: Victoria Peña |

El régimen usurpador tiene previsto apresurar las discusiones del proyecto de Ley sobre las ciudades comunales para que sea aprobado a más tardar en Junio de este año, con todo y que el Vicepresidente de la Comisión que la estudia, propuso que debía llevarse a un referéndum. No obstante que esto también sería ilegal porque un proyecto de ley que viole de manera tan flagrante la Constitución debiera ser desestimado nada más de entrada.

En anteriores entregas hemos planteado lo que significa este enorme fraude de las ciudades comunales al espíritu republicano que inspira la Constitución de Venezuela. En líneas gruesas la barbaridad jurídica que está cometiendo la Asamblea Nacional, ilegítima porque fue electa en comicios fraudulentos desconocidos por la inmensa mayoría de países democráticos del mundo, parte de una base ilegal como lo es la Ley Orgánica de las Comunas de diciembre de 2010 y es ilegal pues violenta normas constitucionales que organizan políticamente a la República en Estados, Distrito Capital y Territorios Federales, dejando claramente precisado que el Municipio es la base territorial del país.
Más claro aún el artículo 136 precisa: “El Poder Público se distribuye entre el Poder Municipal, el Poder Estatal y el Poder Nacional”. Por ello nos preguntamos ¿en que insondable rincón estará oculta la forma legal de las ciudades comunales?

Debemos aclararle a la comunidad de los peligros que corremos con tal Ley Orgánica, pues su artículo 2 basamenta las comunas en “los principios y valores socialistas” y su artículo 5 define a la comuna como la base de la “edificación del Estado Comunal”, en sustitución del previsto en la Constitución y hasta pretende sustituir la organización judicial de la República sustituyendo lo previsto en la Constitución por “Jueces Comunales”.

Estas explicaciones, sencillas y comprensibles para todos no tienen el menor sentido para los jerarcas del régimen por una razón muy clara y evidente, su intención es acabar, enterrar la democracia, pulverizar la Republica y convertir a Venezuela en un país frankenstein donde el pueblo no disfrute de ninguna garantía constitucional, como por ejemplo derecho de elegir libremente a sus representantes, derecho a la libertad de expresión y derecho a la propiedad privada. Al mismo tiempo que exista una economía donde los empresarios sean aliados del régimen y se desempeñen con base en reglas de un capitalismo salvaje. En pocas palabras, que el 90 por ciento de venezolanos no tenga nada y subsista con las limosnas oficiales y un diez por ciento viva en la bonanza y el dispendio, lo que estamos viendo hoy en la realidad nacional y que la dictadura quiere formalizar mediante las ciudades comunales.

Sobre este escenario atroz ya hemos hecho advertencias anteriores, en el sentido de que la Sociedad Civil Organizada está observando atentamente y en situación de alarma los pasos que está dando Fedecámaras respecto a las conversaciones que emprenden con el régimen, en las cuales han de tener el recelo necesario para no cruzar las líneas legales y morales que existen en el articulado de nuestra Constitución. En este sentido los dirigentes de nuestra cúpula empresarial deben detenerse a observar las órdenes que desde el oficialismo bajan para la instauración de tal Estado Socialista, en el cual se proyecta según el artículo 13, un sistema económico comunal que sustituirá al ordenado por las normas constitucionales vigentes y su artículo 14 como máxima creación demagógica y que arremete con fuerza en contra de los propósitos de la dirigencia económica, al definir al socialismo como base del nuevo sistema, que constituirá un modo de relaciones sociales de producción “para lograr la suprema felicidad social”. Por ello Fedecámaras debe tomar en cuenta que la ciudad comunal que proponen aquellos con los cuales se reúne, enterrará las formas republicanas de nuestro país y con ellas la Propiedad Privada que significaría el abismo definitivo en el cual caeríamos todos, incluyendo por supuesto los empresarios.

Por todas estas consideraciones, el componente Sociedad Civil del Frente Amplio Venezuela Libre, Capitulo Lara, hace un llamado a todos sus integrantes para que nos organicemos y demos una lucha conjunta, valiente y firme, para impedir que con estas leyes comunistas se entierre definitivamente a Venezuela como Republica.

Jorge Rosell y Jorge Euclides Ramírez

PUBLICIDAD

Comentarios

Comentarios

Comentarios