#OPINIÓN A 10 años de La Primavera Árabe: la esperanza cercenada por regímenes tiránicos #26Mar

Freddy Torrealba Z. | Ilustración: Victoria Peña |

Hace 10 años el Medio Oriente fue estremecido por una ola de masivas protestas en al menos 19 países árabes cuyos ciudadanos se rebelaron en contra de los abusos de regímenes autoritarios y teocráticos. Entre sus demandas figuran la democracia y libertad negado por monarquías, dictaduras convencionales de corte autoritario y teocrático algunas con hasta 3 décadas en el poder.

La chispa que incendia la pradera comienza en Túnez donde un trabajador ambulante se inmola en la vía pública en protesta por la violación al derecho al trabajo. Las combativas manifestaciones iban desde Sahara Occidental hasta Marruecos con una variedad de matices con las leves, pasando por las radicales hasta las más violentas por los enfrentamientos con las fuerzas del orden.

Visto históricamente se trata de luchas enmarcadas en la etapa poscolonial que en esos países tuvo nefastas consecuencias tras el dominio despótico de potencias europeas. Ello desembocaría en despóticas dictaduras en lugar de la ansiada democracia. La resultante ha sido el triunfo en algunos de esos países, el fracaso en otros y la sumisión en conflictos en varios.

En Siria se registra la más brutal represión que comenzó con la agresión a niños de una escuela que dibujaron motivos antidictatoriales. Con todo, la gente sale a la calle a combatir por sus derechos pisoteados por el régimen de Bashar Háfez al-Ásad quien cuenta con el apoyo de Rusia a lo interno y externo.

Así tenemos que la victoria fue posible con la caída del gobierno en Yemen, Egipto y Libia. Mientras que hubo cambios en el gobernó en: Jordania, Omán, y Kuwait. En Túñez han alcanzado los mejores logros como son democracia, elecciones libres y libertad de expresión al estilo liberal, el más avanzado del mundo. En Egipto en cambio se opera un retroceso con la implantación de una dictadura militar mientras que en Libia y Siria se mantiene una situación de crisis armada que llega al extremo de la ocupación por fuerzas militares extranjeras entre éstas las turcas y rusas.

En estas lides destaca un nuevo elemento como lo es el uso de las nuevas tecnologías digitales en su organización y difusión. Pero otra vez se impone el necesario y organizado trabajo de masas en lo económico y social con su inevitable carácter político. Es la dinámica de toda lucha de masas desde lo simple a lo complejo.

Al tiempo que se confirma que no toda lucha, por muy radical que sea, concluye en el triunfo. A veces lo que se tiene es la derrota para entrar en reflujo y pasividad, pero con la esperanza viva por el cambio. También que ninguna forma de lucha es un asunto de principios y de obligante cumplimiento. Unas se imponen sobre otras y se inventan sobre la marcha cuando existe la disposición firme de la dirigencia a luchar por los objetivos planteados. Además, no existen pueblos cómodos sino mal dirigidos.

Esa área del planeta sigue en justo combate por la democracia y libertad, equivalente a mejores niveles de vida con bienestar económico y social y político. El heroico esfuerzo por una democracia superior que enfrente la corrupción, ineficacia y anarquía por el bien de la mayoría de los ciudadanos. Objetivos posibles con: organización, unidad, una línea política correcta, movilización acorde con el momento, sentido de la oportunidad y una dirigencia lúcida y honesta.

Freddy Torrealba Z.

PUBLICIDAD

Comentarios

Comentarios

Comentarios