Rocío San Miguel advierte que militarización de México es similar a la de Chávez en Venezuela

Brian Vidal | Foto: Archivo IMP |

Especialistas en el área militar aseguran que la militarización de México debe verse con preocupación pues está muy cerca el “espejo venezolano”, que a raíz de la llegada de Hugo Chávez al poder, los militares entraron a la administración pública y han penetrado todos los espacios del Estado.

Tal aseveración lo dio la abogada venezolana y experta en asuntos de seguridad y defensa, Rocío San Miguel, quien ha dedicado años al estudio del proceso de militarización en Venezuela.

San Miguel sostuvo una entrevista con la revista Proceso en donde señaló que la creciente participación de las Fuerzas Armadas en tareas de la gestión pública en México es un asunto “muy preocupante” que debe observarse en el “espejo venezolano”.

Alerta con la militarización de México

Desde la experiencia venezolana, la abogada asegura, “los mexicanos deben estar alerta, porque cuando un gobierno le da soporte pretoriano, soporte militar, a sus políticas públicas, a sus políticas sociales, termina por partidizar a las fuerzas armadas”.

La experta en temas militares explica que el pretorianismo es la participación invasiva de los militares en las instituciones civiles y su utilización en proyectos políticos.

De acuerdo con Rocío San Miguel, si un gobernante soporta pretorianamente áreas como la seguridad pública, el reparto de ayuda social, la construcción de infraestructuras y planes de salud, “termina por dañar a la propia fuerza armada y a la sociedad”.

La abogada asegura que la militarización del estado “abre una ruta para la militarización de espacios civiles”.

Esto, afirma, es lo que ocurrió en Venezuela y lo que ha ocurrido siempre que un país echa mano de las fuerzas armadas “para resolver los problemas de los políticos de turno”.

¿Por qué afectaría la militarización de México a la República?

La Maestra del Instituto de Altos Estudios de la Defensa Nacional de Venezuela señala que involucrar a los militares en labores de civiles termina por afectar un principio básico de la democracia: la subordinación del poder militar al poder civil.

Al final de estos procesos, señala, la fuerza armada se convierte en una megaestructura con enorme presupuesto, con las armas del Estado y con los servicios de inteligencia funcionando a su favor.

“Eso es el fin del Estado democrático”, sostiene la presidenta de la organización civil Control Ciudadano para la Seguridad, la Defensa y la Fuerza Armada Nacional.

La doctrina militar chavista empezó así cómo va México

La abogada venezolana explicó cómo fue la llegada de Hugo Chávez al poder siendo un militar retirado y actor central de la llamada “Revolución Bolivariana”. 

De acuerdo con Chávez, el libertador Simón Bolívar “convirtió al pueblo en ejército” y, por tanto, las fuerzas armadas son “pueblo hecho ejército”.

La Constitución de la República Bolivariana de Venezuela aprobada en 1999 definió en varios artículos a la FAN como “una institución esencialmente profesional, sin militancia política, organizada por el Estado para garantizar la independencia y soberanía de la nación”.

Además, le asignó tareas de “cooperación en el mantenimiento del orden interno y la participación activa en el desarrollo nacional”. 

Esto último abrió la rendija de la militarización que vendría luego, pues Chávez dio una “interpretación sui generis” a este precepto del artículo 328 constitucional, asegura San Miguel.

La experta señala que la identidad de la FAN “rápidamente fue desdibujando”, pues Chávez permitió la inscripción de militares activos en el gobernante Partido Socialista Unido de Venezuela

San Miguel añade que Chávez promovió a los militares como candidatos a cargos de elección popular y les dio el control del orden público interno

En Venezuela, los militares están a cargo de la inteligencia y tienen funciones de policía en todo el territorio a través de la Guardia Nacional, que forma parte de la FAN.

La militarización de México es una copia al carbón de lo que hizo Chávez en Venezuela

La abogada quien es asesora del Centro de Estudios Militares Avanzados y profesora de la Escuela Superior de Guerra Naval en Venezuela, considera que el proceso de militarización que se observa en México tiene “puntos en común” con el venezolano.

Aunque el gobierno del presidente Andrés Manuel López Obrador no ha promovido cambios en la doctrina militar ni ha abierto las puertas de Morena a candidatos castrenses, ha impulsado cambios constitucionales para trasladar a las Fuerzas Armadas el combate a la inseguridad pública.

La reforma constitucional de marzo de 2019 que creó la Guardia Nacional señala que ésta es una policía civil, pero su mando, control operativo, la formación de los reclutas y buena parte de sus efectivos son militares.

La entrega de puertos y aduana a los militares no es aislada

La especialista venezolana dice que la decisión de López Obrador de entregar en julio pasado a la Armada y al Ejército la administración de las aduanas y los puertos mexicanos, no parece una medida aislada.

“Esto de ir entregando paulatinamente espacios clave de control logístico es el signo más peligroso de que hay un proyecto atrás -asegura-, y esto es el proyecto de militarización que, según se ha visto, ha funcionado en países como Venezuela.”

De acuerdo con San Miguel, hay aspectos de la irrupción de los militares mexicanos en áreas tradicionalmente manejadas por civiles “que parecieran estar copiando al calco de Venezuela”.

Dice que lo ocurrido en los principales puertos venezolanos, que pasaron en 2009 a control militar, “es exactamente igual” a lo que ahora se observa en México. 

“Todos los puertos nacionales del país, por donde entra la mercancía lícita, pero también la ilícita, y todos los aeropuertos del país, los controla la FAN”, indica.

La militarización del Estado casi siempre no termina bien

Rocío San Miguel explica que sus criterios no son antimilitaristas. Las fuerzas armadas, dice, son necesarias para cualquier país, pero para que cumplan sus funciones las instituciones castrenses deben estar sujetas a la autoridad civil y a control democrático.

“Los sectores de defensa en los países latinoamericanos se han manejado históricamente con opacidad. Los militares no rinden cuentas ni entre ellos. Y el nivel de recelo entre componentes (ejército, marina, aviación) es enorme”, sostiene.

De acuerdo con San Miguel, “esto tendrá consecuencias en el muy corto plazo en México, porque estas experiencias nunca terminan bien”.

PUBLICIDAD

Comentarios

Comentarios

Comentarios