#OPINIÓN Se busca un Emprendedor: Conversando con Mauro Guillen (Parte III) #18May

Italo Olivo | Ilustración: Victoria Peña |

“Quien quiera ver el futuro del mundo tiene que viajar a África.”
Mauro Guillen

Con este artículo, concluimos la interesante entrevista realizada a Mauro Guillen.

Pregunta. ¿Hasta qué punto va a cambiar este fenómeno del final de 300 años de historia, desde la Revolución Industrial, también el panorama empresarial?

Respuesta. Las empresas tienen que cambiar. A las que no miren a estas nuevas clases medias les puede ir bien un tiempo más, pero no tanto como a otras que sí logren establecerse en esos mercados. El crecimiento está ahí, y la valoración de una compañía depende sobre todo de su potencial de crecimiento.

Pregunta. Habla mucho de Asia, pero también de África subsahariana.

Respuesta. La clave es aumentar la productividad de su agricultura, que es 50 o 60 veces menor que en Europa. Solo triplicando, algo factible, ya conseguirían alimentar a toda su población- hoy el continente africano es importador neto de alimentos- y convertirse en una potencia exportadora. La receta es clara, porque sabemos cómo se puede incrementar la productividad agrícola. África es una fuente de optimismo y tiene un gran potencial.

Pregunta. ¿Por qué?.

Respuesta. En África subsahariana se está dando una revolución. La clase media está creciendo y tiene todo para convertirse en un polo muy dinámico de la economía global, Va a ser tremendo; cinco o seis de las 10 economías que más crecen cada año son africanas. ¿Hay problemas aun? Sin duda. Pero para ver el futuro del mundo hay que viajar a Lagos o a Acra.

Pregunta. Apenas dice nada de América Latina.

Respuesta. América Latina es un dolor. Solo hay que ver la cantidad de oportunidades que ha perdido; en los años cincuenta países como Taiwán y Corea del Sur eran muchísimo más pobres y hoy son cuatro veces más ricos. Se ha quedado estancada y sigue una constante dinámica pendular.

Pregunta. No toda la transformación del mundo tiene que ver con la geografía. También con el género: calcula que en el 2030 más de la mitad de la riqueza estará en manos de mujeres.

Respuesta. Eso es algo muy importante. De media, las mujeres están más dispuestas que los hombres a gastar en educación o en salud, piensan más en el futuro, en la segunda derivada sobre lo que puede pasar, corren menos riesgos con su dinero y cambian con menos frecuencia sus inversores, algo que a largo plazo acaba siendo mejor.

Definitivamente, como lo señala Mauro Guillen, “A las mujeres no les gusta jugar a la ruleta y eso puede ser muy bueno ya que todo lo que sea dar estabilidad a los mercados es positivo.

Italo Olivo

www.iolivo.com

PUBLICIDAD

Comentarios

Comentarios

Comentarios