#OPINIÓN Con voz propia: Revolución sepultó al que fue sólido Bolívar #4Jun

Alberto Jordán Hernández | Foto: Cortesía |

Tanta fortaleza tuvo nuestra unidad monetaria, que cuando los Reyes Católicos la implantan era hecha con plata y oro. Previendo corrupción prohibieron aquí acuñación.

Cuando Cristóbal Colón arribo a costas del Golfo de Paria, cerca de la desembocadura del Orinoco, llamó “Tierra de Gracia”, al nuevo territorio.

En aquellos tiempos de ambición surgió un mito: El Dorado. La actual realidad plasmó en “El Arco Minero del Orinoco”, que cuenta con reservas de oro de 7 mil toneladas, de las mayores del mundo. Además contabiliza reservas de cobre, diamante, coltán, hierro, bauxita, torio y otros minerales. Sucumbió, luego de lucrarse, al petróleo y ahora arremete a ese ingenio y su ambiente.

Primera casa de acuñación en Venezuela la inauguró en Caracas el 16 de octubre 1886, el presidente Antonio Guzmán Blanco. A él se le donó la iniciada de oro, popularmente llamado “El Pachano”, referida al nombre del director, Gral. Jacinto Regino Pachano.

Entrábamos al país con mayores reservas probadas del mundo: 303.800 millones de barriles en 2019, o el 17,5% de las reservas mundiales, más que las sumadas en conjunto de Canadá, México y EEUU.

Con Simón Bolívar, jefe supremo de la República, se creó y utilizó en 1821 el Peso Fuerte Venezolano, vigente hasta 1879 cuando se creó el Bolívar, que la revolución sepultó.

Desde entonces adquirió valor respecto paridad cambiaria de 1 Bolívar por Dólar. Primera devaluación se produjo con Juan Vicente Gómez, quien fijó el valor 3,19 por Dólar. Eleazar López Contreras en 1941, establece en 3,35. En 1961 Rómulo Betancourt, lo fijó en 4,30.

El 18 de febrero 1983 ocurrió el Viernes Negro, significativa devaluación. Se debió a Luis Herrera Campins, que incluyó un control de cambios y restricción a salida de divisas. Presidía el BCV Leolpoldo Díaz Bruzual, economista y abogado (a) El Búfalo. De Bs 4,30 el dólar pasó a 7.50.

Raúl Leoni en 1965 recogió los medios (Bs. 0,25) y reales (Bs. 0,50) de plata para sustituirlos monedas de níquel y siguió con monedas de 1 y 2 Bs en plata. En 1968 se produjo nueva escasez de monedas.

Para reducir costos e imprimir los billetes, monedas y otras especies fiscales se construyó en Maracay la actual sede de la Casa de la Moneda.

En 1989, el BCV presidido por Pedro Tinoco, puso en circulación billetes de uno y dos bolívares, conocidos como “Tinoquitos”. En 1998 se introduce un nuevo cono monetario debido al crecimiento de la inflación y la devaluación del bolívar, el cual constaba de monedas por valores de bs 10, 20, 50, 100 y 500.

Moneda de Bs. 1000 entró a circulación el 4 de diciembre 2006.

Durante la colonia se utilizaba el peso de plata español, en paridad con el dólar y siguió en Venezuela independizada.

Con Hugo Chávez y su legatario NM, llegó hiperinflación que originó el Paquetazo Rojo. El dólar pasó de 4,30 a Bs 7. En 1989, CAP implantó unificación cambiaria.

Los faríeños, sumisos del devaluado economista Jesús Farías de la administración del narco régimen, permite un dólar por equivalencia a más de Bs 3 mil.

Jamás imaginaron colonizadores que la corrupción prevista cuando prohibieron acuñación de monedas, iba a superar el 10% de las riquezas obtenidas por Colón en su viaje a la que resultó Tierra de Gracia, la cual sumaría un 1/8 del comercio que se generara por esa ruta.

Pues en los últimos 30 años del poder centralista, 22 de los cuales corresponden al chavismo y su legatario, según fundamentadas estadísticas de Luis “Balo” Farías se ha dilapidado un 1 billón 650 mil millones de dólares. Dicha cifra aumenta la ayuda de EEUU a países de Europa devastados tras la Segunda Guerra Mundial, que equivalía a $ 12 mil millones.

AL MARGEN: Un notable reto tienen los dos rectores de Oposición del Consejo Electoral: vencer a los tres rectores chavistas y a los oportunistas de la mesita timoteral & Cía. Y sobre todo satisfacer las expectativas de buena fe que han despertado esperanzas,

Alberto Jordán Hernández

[email protected]

PUBLICIDAD

Comentarios

Comentarios

Comentarios