#OPINIÓN Red de Instituciones Larenses: Ocuparse #21Jul

“Dormía y soñé que la vida era belleza; desperté y advertí que ella es deber.”
Immanuel Kant (22-04-1724/12-02-1804).

Filósofo y científico prusiano de la Ilustración. Immanuel Kant fue el primero y más importante representante del criticismo y precursor del idealismo alemán. Es considerado como uno de los pensadores más influyentes de la Europa moderna y de la filosofía universal. Además, es uno de los últimos pensadores de la modernidad, anterior a la filosofía contemporánea, cuyo origen suele situarse en 1831. Fuente: Wikipedia.

Más allá, mucho más allá de preocuparnos, en la “Red de Instituciones Larenses”, desde su creación misma, nos hemos ocupado por aportar soluciones a los graves problemas que aquejan a los ciudadanos de nuestro estado y allende de nuestras fronteras.

En la medida de nuestras posibilidades hemos hecho todo lo posible por ser útiles y defender los derechos otorgados por nuestra Constitución Nacional, las leyes y sus reglamentos y nuestras actividades han estado signadas por los deberes expresos en el Estamento Legal de la República.

Nuestro origen fue determinado por la defensa del sagrado derecho a la educación, porque fue por defender nuestra “Magna Casa de Estudios”, la “Universidad Centroccidental Lisandro Alvarado”, la cual se encuentra prácticamente en ruinas, destruida por las consecuencias de insuficientes presupuestos y por el ataque despiadado de la delincuencia que ha saqueado a sus instalaciones e invadido su campus, especialmente a áreas que servían para la investigación científica, y que no han sido protegidas del hamponato que, supuestamente, actúa ante la impunidad protectora de organismos que deberían haber ejecutado órdenes judiciales, emanadas al respecto.

Internacionalmente se ha establecido que el acceso al agua potable es un “Derecho Humano Fundamental”, pero la inestabilidad de su suministro y la calidad con la cual llega a la población ha hecho de su denuncia una constante cotidiana.

Desde la “Red de Instituciones Larenses”, hemos advertido y realizado propuestas para frenar el crecimiento de esta grave problemática y hasta ahora han sido infructuosas todas las acciones realizadas al respecto, pero la situación se agrava cada día más, desde su propia génesis, la destrucción de las zonas productoras de agua dulce, hasta la destrucción del servicio de recolección de aguas servidas.

Es conocido el deterioro de las maquinarias y equipos necesarios para el suministro del vital líquido y, a esto se le añade el éxodo de profesionales, técnicos y hasta de la mano de obra especializada que laboraba en la empresa responsable.

Se dice que los problemas se deben al bajo precio del petróleo, pero los precios actuales no tienen comparación con los bajos precios que fluctuaban a finales de la década de 1990; poco se habla de los ingresos provenientes de la extracción de oro, Coltán, hierro, bauxita, y quien sabe cuántos minerales más, de alto costo, que muchos ignoramos de su existencia; como lo es el Tántalo o tantalio, metal raro, de color azul grisáceo, de brillo metálico que es muy resistente a la corrosión, se emplea, sobre todo, en la construcción de capacitores de equipos electrónicos que incluyen equipos de banda civil, detectores de humo, marcapasos, cardíacos y automóviles, cuyo precio internacional oscila entre los $450 y $1200 por kilo. También contradice la tesis del bloqueo económico, o la Guerra Económica, la cantidad de automóviles de lujo y los artículo y comestibles importados que se pueden observar en los denominados Bodegones y en las calles de las ciudades.

El grave problema del agua para la población requiere emprender soluciones integrales de manera perentoria, y deben de comenzar con el recate, fomento y preservación de las fuentes hídricas, las productoras de agua dulce. Y para esto es necesario y perentorio emprender la reforestación masiva de las cuencas proveedoras, amparada, esa reforestación, con el estricto cumplimiento de 3 artículos que al respecto están expresos en nuestra Carta Magna, así como también de siete leyes protectoras del ambiente, de la flora y de la fauna.

“En la actualidad la gente sólo se preocupa por sus derechos. Recordarle que también tiene deberes y responsabilidades es un acto de valor que no corresponde exclusivamente a los políticos.”
Mahatma Gandhi

Maximiliano Pérez Apóstol