viernes, septiembre 17, 2021
Inicio Opinion #OPINIÓN El Día de la Salsa, síntesis de los ritmos caribeños #17Sep

#OPINIÓN El Día de la Salsa, síntesis de los ritmos caribeños #17Sep

-

No fue nada fácil para este contagioso ritmo caribeño alcanzar la carta de ciudadanía que hoy exhibe. En los inicios se le consideraba música de los excluidos sociales, de la esquina y el barrio escenarios de los más disimiles dramas de la vida. Una música que se gestó en los barrios de la ciudad norteamericana de Nueva York, pero cuyas raíces se ubican en Cuba con el son, géneros caribeños y el jazz y blues norteamericano conocido como jazz latino.

Sin embargo, fue en Venezuela donde nació su denominación o nombre cuando el inquieto locutor Phidias Danilo escalona produjo un programa de radio llamado “La Hora de la Salsa”. En el espacio difundían ritmos tropicales y los antecedentes dela salsa, entre estos el bogaloo para luego asumir plenamente el nuevo género que se gestó en la Gran Manzana. Ello aunado al hecho de que en 1965 fue lanzado al mercado el disco LP “Llegó la Salsa” con Federico Betancourt y su Combo Latino.

- Publicidad -

Es el 3 de septiembre de 1977 cuando el alcalde Nueva York Abraham Beame y el congresista federal Herman Badillo, de origen puertorriqueño, decretan el Día Oficial de la Salsa. Ocurre precisamente donde formalmente irrumpió en 1965 con un fastuoso concierto. La fiesta mundial de los fanáticos de esa música.

El ejemplo es seguido en Puerto Rico por el gobernador Carlos Romero Barceló. Éste también decreta el 5 de noviembre de 1977 la celebración en la isla con dimensiones nacionales e internacionales. En Puerto Rico se mantiene viva la celebración.

En tal sentido fue dispuesto un fastuoso espectáculo musical realizado en el Coliseo Roberto Clemente de la capital boricua con lo más granado del género. Entre otros se presentaron en la ocasión: Justo Betancourt, Roberto Roena, Rubén Blades, Richie Ray y Boby Cruz. Por Venezuela lo hizo la Dimensión Latina con su estrella entonces el boricua Andy Montañez.

Pues bien, eso que hoy llamamos Salsa en sus comienzos fue una tentativa experiencia consistente en mezclar expresiones de la música cubana con el jazz y rock norteamericanos. Históricamente eso no era algo nuevo, pues en los años 30 y 40 músicos de cuba y EEUU habían intentado lo mismo.
Un ritmo menos complicado y caracterizado por la sencillez en la notación, es decir, más comercial y a tono con las exigencias de la industria cultural del disco y su mercado. Para algunos teóricos de la música se trataba del latín jazz materializado en versiones como la rumba-fox, canción show, conga-fox y capucho afro. Sin dudase un híbrido musical.

Los cimientos de ese movimiento están, entre otros géneros: el bolero, rumba, danzón, guaracha, y sobre todo el son cubano de profundas raíces campesinas. Con todo, la música cubana mantuvo su supremacía, pues, como afirmara el escritor cubano Alejo Carpentier, es la “única fuerza sonora que ha podido equipararse con el jazz en el siglo XX”.

Así las cosas, en el año 1960, se registra una avalancha de inmigrantes cubanos y caribeños a EEUU, entre estos destacados músicos, compositores y cantantes a consecuencia de la explosiva situación política reinante en la isla.
De esa manera, surgen las condiciones las condiciones ideales para la materialización de un nuevo movimiento musical. La cosa llegó al extremo de que en Venezuela el maestro Billo Frometa, en referencia a ese hecho, lanza el tema “El son se fue de Cuba”.

En sociedades como la nuestra, la música no es otra cosa que un producto comercial más. En consecuencia, fuerzas económicas poderosísimas controlan el mercado de los diversos fenómenos musicales, entre estos la Salsa.
En ese contexto se acelera la fusión de ritmos cubanos, caribeños y norteamericanos, pero con la particularidad del aislamiento impuesto por EEUU al proceso de radicales cambios políticos, sociales y económicos impulsado en Cuba.

Con el paso del tiempo aquel movimiento se depuraría hasta alcanzar los niveles de excelencia actuales: salsa dura, romántica, irreverente y casino.

Eso que hoy llamamos salsa no es otra cosa que una variable de la rica música cubana y caribeña. Es decir, un arreglo norteamericano puesto a una guaracha u otra expresión musical de la cuenca caribeña y sobre todo la de Cuba. Una música cuyos principales artífices fueron el dominicano Jhonny Pacheco y el purtorriqueño Eddi Palmieri, quien incorpora el trombón que la define.

Si alguna virtud tiene la Salsa es que puede asumir otros ritmos como el joropo, tango, balada, vals y bossa nova. Citemos como ejemplo el mundial tema de Simón Díaz “Caballo Viejo”.

La Salsa, un producto musical que nunca pasa de moda porque socialmente expresa las vivencias de la gente de abajo, de la esquina. Una manifestación artística que en Lara toma forma definitiva en 1977 y que actualmente cultivan unos 13 grupos.

Freddy Torrealba Z.

- Publicidad -

Debes leer

Gobierno de Islas Feroe inició investigación tras la matanza de casi 1.500 delfines #16Sep

El gobierno feroés dijo este jueves que investigará cómo se realizan las cacerías de delfines del Atlántico luego de la aparición de un video impresionante que muestra una matanza masiva de casi 1.500 de estos mamíferos marinos.