viernes, noviembre 19, 2021
Inicio Opinion #OPINIÓN "Algo sobre el Infierno" (Parte II) #19Nov

#OPINIÓN «Algo sobre el Infierno» (Parte II) #19Nov

-

Como dijimos en la entrega anterior la palabra infierno viene del l latín inférnum o ínferus que traduce literalmente (por debajo de, lugar inferior, subterráneo), y está en relación con las palabras Seol (en hebreo) y hades (del griego). Por ninguna parte se le observa, en la exégesis de la palabra, relación con respecto a un lugar con fuego, tortura, dolor, gritos de desespero ni nada que se perezca. Por ello, es muy triste que muchas denominaciones cristianas y otras religiones, concluyan, enseñen y aterroricen a sus prosélitos como un lugar que DIOS tiene debajo de la tierra donde después de la muerte los malos, los pecadores y todo aquel que no cree en él son torturados eternamente. En la santa Biblia es equivalente al Gehena, Seol y tampoco la exégesis de la palabra traduce eso. La verdad no entiendo como un ser humano que sabe y predica un DIOS que se hace humano en la persona de su hijo Jesucristo y sufre una horrenda muerte en la cruz del calvario para darnos perdón y Salvación, si acaso lo ha estudiado, pueda pensar que vaya a dejar un lugar tan espantoso por la eternidad para sus hijos desobedientes… ¡Por favor! Esa idea es del mismo Satanás.

«Para la teología católica, el infierno es una de las cuatro postrimerías del hombre. El catecismo católico afirma su existencia y su eternidad como lugar adonde «las almas de los que mueren en estado de pecado mortal descienden inmediatamente después de la muerte para sufrir las penas o «fuego eterno». WIKIPEDIA. Recientemente, el papa Francisco y algunos teólogos no lo consideran un lugar sino un estado de sufrimiento. ¿Cómo les parece?

- Publicidad -

Algunas versiones de la Santa Biblia con frecuencia usan la palabra “infierno» para traducir la palabra hebrea seol y la griega hades. Estos términos generalmente se refieren a la tumba donde se coloca a los muertos —tanto justos como malos— esperan, en un estado de inconsciencia, la resurrección. Porque el concepto actual de infierno difiere en gran manera de lo que estos términos hebreos y griegos implican, una cantidad de versiones modernas evitan la palabra «infierno”, simplemente transliterando la palabra hebrea como “Seol” y la griega como “Hades”.

Las declaraciones en Salmo 16:10 y Hechos 2:31 no tienen nada que ver con el infierno, el lugar de sufrimiento eterno para los perdidos por cuanto eso no tiene asidero bíblico. La palabra del Antiguo Testamento es «seol» y la del Nuevo Testamento es «hades.» Estas palabras, ambas, significan la tumba como el receptáculo de los cuerpos muertos de ambos, los rescatados y los perdidos. Es claro que este es el significado en Salmos y Hechos, donde las palabras se refieren a la tumba donde Jesús fue enterrado. Según esta verdad verdadera, bíblicamente hablando, entonces ciertamente Jesús bajó al Seol, al Hades, pero obviamente Dios no abandonó a Jesús después de que murió y fue sepultado no permitió que el cuerpo de Jesús «sufriera corrupción» en la tumba de José. Por ello resucitó al tercer día. ¿Mas claro?

Hasta la semana que viene por la WEB Dios mediante.

William Amaro Gutiérrez

[email protected]

- Publicidad -

Debes leer

Nicaragua anunció su «renuncia y retiro» de la OEA #19Nov

El gobierno de Nicaragua anunció su “renuncia y retiro” de la OEA (Organización de los Estados Americanos), este viernes, según informó el ministro del...