Ángel Hurtado, la mutación del entorno con la inventiva de un “artesano visual” venido de El Tocuyo #5Ene

En 1948 la cultura y el arte del país son sacudidos por un acontecimiento inusual dada su trascendencia histórica posterior. Llegan al país los primeros destellos del arte contemporáneo  por conducto  del Taller de Arte Libre fundado en Caracas por un grupo de audaces jóvenes artistas

Uno de sus integrantes es Ángel Hurtado, nacido en El Tocuyo el 27-10-1927 junto, entre otros, a: Carlos Cruz Diez, Jesús Soto,  Mateo Manaure,  Luis Guevara Moreno, Pascual Navarro y Oswaldo Vigas.

publicidad

Las manifestaciones contemporáneas del arte habían tardado en llegar al país casi medio siglo. Con este movimiento conocemos, entre otros: desde el impresionismo, expresionismo, dadaísmo, surrealismo  y las variedades de la abstracción. La pintura abstracta es entonces una respuesta al tradicional academicismo  imperante en el país desde el siglo XIX. Las propuestas de dicho grupo estremecen a la pintura venezolana  cuyo epicentro es Caracas. Barquisimeto está al margen de ese proceso artístico pues será en 1967 cuando lleguen los cambios.

La historia menuda del  joven pintor Ángel Hurtado es similar a la de otros de su época que principian por el paisajismo y la figuración. Pero, éste marca la diferencia al apartarse de moldes impuestos y volcarse hacia la abstracción y el expresionismo. Éste se levanta en un hogar de imágenes visuales, Su padre era el dueño del cine Sucre de El Tocuyo y su madre una maestra aficionada a la pintura. Ese alentador ambiente lo favorece en su decisión por la pintura. Por ahí vienen los tiros.

La apuesta por el expresionismo

A los 22 años Hurtado quiere expresarse con otro lenguaje plástico. Y se  atreve a hacerlo. Lo logra a través de la vanguardista abstracción que en Venezuela resulta lejano y extraño. Es su manera de quebrantar con decenas de años apegados a un arte añejo que no cede a los cambios experimentados desde el siglo XIX en Europa.  Una reacción a la rutina pictórica  De esa manera surge un lenguaje y una estética de la plástica que lo encumbran como un valor de la plástica venezolana.

En su apuesta se anota al expresionismo con su potencial de subjetividad al labrar el cuadro. La obra de arte es un medio de expresión de la subjetividad del artista. No es una representación de la realidad sino una invención del autor. 

Esa manera de plantearse el expresionismo nos conduce al materialismo histórico como ciencia social  y recurso analítico en esa relación entre el creador y la realidad, vale decir, ser social (realidad) y conciencia social (subjetividad). El arte en que se imponen las ideas del artista. Es él quien ha dicho que no reproduce la realidad tal como existe sino que la reinventa para verterla en el lienzo. Los motivos y temas abordados los piensa previamente. Una pintura teñida de fantasía creadora distintiva de un innovador que trastoca la figuración al  encuentro con el expresionismo

Cada artista tiene su manera de usar los valores pictóricos que le dotan de un sello particular en cuanto a su estilo. Hurtado lo conoce y desarrolla a plenitud por medio del expresionismo que acoge muy joven durante la dictadura perezjimenista.

En esa búsqueda el tocuyano es muy meticuloso siendo un convencido del  cultivo constante del estudio académico. No cree en los autodidactas y menos en los  empíricos.   Menos en el arte digital, que, en su opinión, anula la creatividad del artista. Es radicalmente opuesto al mismo con un vasto fundamento teórico que lo coloca en el centro de la polémica.

El poder del cromatismo y luz 

Según nuestro parecer, plasma dibujos, líneas, puntos y colores despojados del tradicional clasicismo de la pintura venezolana, fruto de la desbordada imaginación. Nada de retratos al carbón de la realidad. Son los trazos  del expresionismo cultivado por Hurtado en un país tropical y caribeño donde el Sol campea por los cuatro costados todo el año. 

En su obra sobresalen dos principios pictóricos: constante colorismo y una fascinante luz. Es la crítica Bélgica Rodríguez quien lo cataloga como un excelente colorista. Ello es prevaleciente en la etapa actual del nuevo paisajismo dedicado a motivos de la geografía venezolana, sobre todo los de la Gran Sabana que ha  trabajado con esmero.  El afortunado regresó a las raíces.

Destaca su inclinación por las tonalidades vivas con las cuales casi linda en el impresionismo, aunque se trata de paisajes expresionistas con el empuje de lo sugerido previa procesamiento mental del pintor. Así pues se replantea una inmensa masa física como una montaña que pareciera se va salir del cuadro pese a su reposo. Lo que transmite es una atmósfera de monumentalidad del paisaje. Esta vez la fuerza tectónica de la montaña. Ello al tiempo que expresa la virginidad de esa flora y fauna quizá a manera de advertencia sobre el calentamiento de la Tierra. Profundo conocedor de la técnica cinematográfica, esos paisajes los asume con el uso de amplias panorámicas, las cuales estimulan visualmente al observador. El nuevo paisajismo de este talentoso tocuyano.

Sin duda, un arte muy bien calculado propio de quien se propone la excelencia. De esa forma se registra una recurrencia a los colores fulgurantes como el amarillo fuego más el estallido de luz que casi sega la vista. Por lo que su interés y esfuerzo los centra fundamentalmente en el color y la luz sin subestimar otros valores.

Tiene la virtud de que ha hecho pertinentes contribuciones a la pintura nacional y universal desde el enfoque de sus principios con la más rigurosa originalidad. 

Evolución y  exigentes retos  

Se trata de hombre de exigentes retos y cambios sin apegos a la confesional tradición. Eso lo hace un pintor excepcional en permanente transformación plástica. Su retorno al paisajismo no es una repetición del pasado sino una recreación en que evidencia su talento creador.   Con Hurtado evocamos a Carlos Cruz Diez, su compañero en el TAL, quien llamaba a la inventiva en la pintura cuando criticaba el realismo socialista dado a la reiteración.

El ciclo evolutivo de su obra comprende estas fases:

  • Paisajismo tradicional 
  • Abstraccionismo geométrico y orgánico 
  • Expresionismo
  • Nuevo paisajismo

Ángel Hurtado es de los primeros abstraccionistas del país cuando ello significaba el riesgo de la aventura, incomprensión y ser mal visto. Un compromiso que asumió con seriedad e íntegramente pues de la pintura se encamina también hacia el cine y la fotografía con una reconocida obra más allá de Venezuela. El “artesano visual” en acción, como él prefiere llamarse, con exitoso desempeño también en ambas especialidades. 

Pulsa aquí para apoyar la libertad de expresión en Venezuela. Tu donación servirá para fortalecer nuestra plataforma digital desde la redacción del Decano de la Prensa Nacional, y así permitir que sigamos adelante comprometidos con la información veraz, como ha sido nuestra bandera desde 1904.

¡Contamos contigo!

Apóyanos aquí