#COLUMNA Soliloquios de café: ¡La verdad! #22Ene

“Con libertad ni ofendo ni temo.”

ARTIGAS

publicidad

Con libertad ni ofendo ni temo es una leyenda contenida en el escudo de armas mandado a diseñar por José Gervasio Artigas para la Provincia Oriental en 1815. Frecuentemente se cita la frase como el lema nacional de Uruguay, aunque oficialmente no lo sea.

El Escudo de la Provincia Oriental fue una definición oficial perfectamente calculada: el dibujante recibió instrucciones; la versión final fue ajustada con él y por fin fue aprobado como se autoriza una proclama. Se publicó por primera vez en Montevideo en mayo de 1816 durante el mandato del gobernador Miguel Barreiro, meses antes de la toma de la ciudad por Carlos Federico Lecor el 20 de enero de 1817. ​

La frase fue usada posteriormente para el Escudo de Montevideo en su versión actual, que data de 1895. También se utilizó en el estribillo de la canción A Don José de Rubén Lena, compuesta en homenaje a Artigas.

Fuente: Wikipedia.

Desde épocas inmemoriales, han sido muchísimos los mártires que han sido enjuiciados, condenados, vilipendiados, execrados por las manipulaciones de las masas humanas que han intentado humillarles, lo que no han logrado, aun ocasionándole la muerte a quien es dueño de la verdad…

Como ejemplo podríamos recordar a Galileo Galilei, cuando en el patíbulo enfrentó a la muerte, haciendo célebre la frase que se ha convertido en el emblema del poder incontenible de la verdad frente a cualquier forma de dogmatismo establecido…

¡Eppur si muove! 

“Y, sin embargo, la Tierra se mueve”

Acusado de hereje, Galileo fue condenado a muerte por afirmar fehacientemente que la tierra se movía.

Y sí… “la Tierra no sólo tiene un movimiento sino dos, el de traslación y el de rotación…”

Supongo que es burda y absurda la actitud de negar que, en Venezuela, existan personas que carecen de lo necesario para hacer frente a sus tratamientos, o que por alguna razón de salud no pudieron asistir a la procesión de la Divina Pastora

Parece injustificable, el no reconocer que Venezuela está herida, maltratada y saqueada hasta más no poder, por sirios y troyanos, como dice el adagio, es decir, por propios y por extraños, antes de opinar a priori, se debe analizar la verdad sobre la situación económica del país…

¿Se puede ocultar, o negar la gravísima situación económica que, por los míseros ingresos monetarios que perciben enfrentan maestros y profesores, profesionales de la salud, médicos, enfermeras y enfermeros, periodistas, profesionales, técnicos y obreros que en el desempeño de sus laborares deberían recibir un ingreso digno y suficiente por su trabajo en pro de esta Tierra de Gracia y de quienes en ella habitamos, tal cual como lo establece La Constitución Nacional, las leyes, reglamentos y los Tratados Internacionales suscritos por la República, así como, específicamente, lo instituye la Declaración Universal de los Derechos Humanos de la ONU?

¿Quién no ruega a Dios por el retorno al país de un ser querido integrante de la diáspora que desmiembra a las familias?  ¿Quién no tiene un ser querido, un familiar joven por el cual pedir a Dios que regrese a realizar, en el presente y en el futuro, sus sueños y esperanzas en este país que le vio nacer y no en tierras extrañas?

¿Quién no tiene un anciano por el cual pedir a Dios que el final de su vida no transcurra en la precariedad, el olvido, la mengua y la carencia, y que se les reconozca los esfuerzos del pasado en la construcción y progreso del país?

¿Quién no es capaz de suplicar a Dios por los más de siete millones de venezolanos que se han visto obligados a emigrar en búsqueda de mejores condiciones de vida para ellos y para sus familias y muchos de los cuales son objeto del desprecio, la xenofobia, la trata y la esclavitud laboral, y de pedir al Padre Todopoderoso y a la Divina Pastora que pronto nos unamos con un abrazo fraterno en esta tierra que les pertenece?

¿Quién es capaz de negar una oración por aquellos venezolanos que siguen apostando por Venezuela y su progreso, arriesgando cotidianamente su trabajo, esfuerzo, tesón, perseverancia e inversión; luchando contra las adversidades naturales y las creadas, expropiaciones, invasiones, conculcaciones, robos, hurtos, saqueos, secuestros e intentos de asesinato; escasez o ausencia de los insumos necesarios, sin servicios públicos adecuados, con una infraestrura deteriorada y el ataque continuo contra todo tipo de éxito; contra depredadores de dos y de cuatro patas?

Una vez más debo aclarar que soy un ignorante político, jamás he seguido líneas partidistas y trato de actuar con sensatez utilizando la lógica y la razón; que soy un ser humano que tiene el deber de ejercer el derecho de errar; que estoy consciente de que no soy dueño de la verdad, por tanto, tomen lo bueno y desechen lo malo, mi intención es buena…

Para mí, el llamado de Monseñor Basabe, más allá de un llamado a la oración, debe tomarse como un llamado a reflexión de parte de quienes han aceptado la autoridad de regir los destinos del país… a cumplir con tan gran responsabilidad.

En mis actividades con funcionarios gubernamentales siempre les he esgrimido que, oigan los planteamientos y los analicen y que si en ellos encuentran la verdad los tomen como una guía de procedencia gratuita, que puede contribuir con el logro del objetivo de todo gobernante…

“Dar a los ciudadanos la mayor suma de felicidad posible”

La Justicia y la dignidad deben demarcar la actuación en función de sumar voluntades aceptando y corrigiendo los errores cometidos a través de la aplicación del “Estamento Legal vigente” que rige inocultablemente… 

“El Camino de la Paz.”

Maximiliano Pérez Apóstol

Pulsa aquí para apoyar la libertad de expresión en Venezuela. Tu donación servirá para fortalecer nuestra plataforma digital desde la redacción del Decano de la Prensa Nacional, y así permitir que sigamos adelante comprometidos con la información veraz, como ha sido nuestra bandera desde 1904.

¡Contamos contigo!

Apóyanos aquí