#OPINIÓN Los Diarios de la Zía Nona: Barba Claus y las Descargas de Pascuas (Parte-XXXVII) #19Feb

-

- Publicidad -

A la memoria de Lucila NaranjoLuchy”.

“Pascua marcial, hambre mortal”.

- Publicidad -

“A fuerza de ayunos, llegan las pascuas”. 

“Fui recorriendo infiernos para salir de ti”.

 “Si cruzas el infierno, no te detengas, sigue caminando”.

- Publicidad -

Anónimos.

  • Descarga Naciente.

Lo último que apuntó Julia rugiendo desde el auto fue que no olvidara la barba Claus. Con el desfilar de las redenciones de Cristo, había sido herencia familiar de la pascua florida, en fiestas Navideñas, Epifanía y Pentecostés, una suerte de talismán que, según los carnales, protegía de adversidades propios de las ceremonias, y al mismo tiempo, un símbolo foráneo que soldaba a Santa Claus, a la pascua originaria; por supuesto la tomé y salimos como locos del estacionamiento rebasando las quebrantadas ojeras del cuidador, harto de tanta cruz y trasnocho, mal abonado. 

Desde que arrolló el gato del guachimán, Julia conducía cual poseída, y nunca preví por qué lo hacía con tal indiferencia. Perseguimos la vía a millón con la alborotada al volante y el tráfico fértil. La tercia apretaba el pedal, y la palanca como yunta de buey y con la diestra al rostro y la zurda en la cima del volante, empezaba con muecas geniales a zanjar el manejo. Como buen consorte, solo procuraba sexolescencia plena entre nuestras tareas, al tiempo que febril de urbe y prisa, la fiera, conducía como alma que lleva er diablo”, al caos urbano.

  • Descarga Infinita e Infinitesimal.

Luego del caudillaje Juliano e insólito, conseguimos la capital del diálogo, donde se discute sin escuchar y se escucha sin oír. Un capitalino reveló que algunos la conocían como la Walking Dead porque todos circulaban cual zombis; otros le decían la mortífera, con esos 29000 homicidios anuales, y es cierto que por ahí tiemblan a lo Buzz Aldrin (al infinito y más allá), por la inseguridad, (o a lo infinitesimal, y más acá), a lo querida encogí a los niños, por el hambre. La eternidad en una sentencia de balas, y el infinito en la palma arruinada de la mano. La poética del lodazal patriótico y miliciano.

Julia hablaba sin frenar, y alegaba que lo eterno para uno se abrevia en los coloquios sin principio, en el perené atropello e inacabada hilera para obtener gasolina, o los crueles hastíos en la banca universal por los billetes, en la infinidad de latas del cajero automático, en el perpetuo alistamiento de mono-rizados unidos en tropas, en la inmutable criminalidad de los resteados matarifes del suburbio, en los restos despreciativos en las listas de la OLP, en el sinfín de golondrinos del cabecilla diciendo hasta la victoria siempre, en esa sociedad en eterna maledicencia y educada mala educación, en los suministros y dietas que eternos ascienden al pulcro Olimpo; a duras penas se gana clausurar con aire, el excite. Julia, viene delante en su vértigo entrometido sin tener como sortear la urbe, y yo, como cualquier otro gato adventicio, sensible a los breviarios velocistas de la dueña, me impaciento tras los espejos supersónicos del Batimóvil.

  • Descarga Comercial

En el Centro Comercial, Julia circulaba como manejaba en la vía. Sin semáforo rojito. Para ella la autopista vivía en luz verde y dele. De punta a punta recorrimos la feria navideña. Desde bombillos titilantes a enormes Santas barbiespesos. Bolitas para adivinar y toda clase de artículos rojitos, y verdes. El carrito full de vainas para el pino artificial, el nacimiento del Mesías y la mesa de epifanía antes del cul-de-sac de la cajera. Sobresalientes, desde el metal de la carroza de compra, la corona de advientos y el anuario respectivo, con sus chocolaticos a la usanza teutona, van balanceando sobre el borde con su bitácora mínima. 

Manteniendo la tarta navideña y su azabache melaza esponjosa, pensaba en la cara de mamá, ese cielo galante para el gusto del distraído. La vida podía ser dulce en ocasiones, pero es amarga, para demasiados. Con ese criterio partimos a la paga y ¡bingo! el punto de venta no funciona, solo cash. La facha de Julia fue un resbalón en la mitad del porte de la autorizada que no daba para el deleite. El timbre del primer round fue un clásico comercial: 298 mil cocos, mostró el vale a Julia; el descaro subió a la fuente de pago en la expendedora del tedio.

  • Descarga Pillería y Recule

Full de bochorno por el problemón de Julia, me subí la barba Claus que había tomado al salir de casa antes de que algo peor lograra caernos del cielo. La encargada no conseguía creerlo. Hubo fuerte rumor de que concurríamos desde Credi Card. El escándalo de Julia se mantenía activo. Maldijo desde Petare hasta la Pastora, y el Ávila como testigo

Volviendo nerviosos empezó a llover y en el cruce de la UCV se pinchó un neumático. Por supuesto, los mono-rizados ayudaron, y cortésmente nos asaltaron celulares y efectivo. No se preocupen, dijo el jefe cabezota, que todo sea por el colectivo y para la Misión Hampa Tuya, que alerta de peores grandes carajos, las otras afueras. Lo mejor de lo peor, al servicio patriota… aunque usted no lo crea.

Retornamos a casa con nada de lo que fuimos a buscar. Ir por lana y salir trasquilado. Fuimos y vinimos pilotando, pero en casa la bitácora no era ni tantito menos aérea. Julia planeaba entre los invitados y los ornatos, adornando bambalinas, dirigiendo hojarascas, rociando el nacimiento con escarcha, recogiendo los rucios y príncipes que abatían las visitas beodas, rociando bolas y empolvando lágrimas del pino con nieve falsa, regañando a los desordenados, rigiendo el show de rojos, verdes y blancos, al tiempo que la arrechera se iba volando entre el tul de pascua y los buenos recuerdos de aquellos que ya no volverían a despedir el año.

  • Descarga Terminal

En casa la Claus me sentaba de perla, pero hoy ha sido ave de mal agüero. Logré colarle haciéndome musiú de los Alpes locales en el caos de la pascua donde la velocidad es el amo del ring. Para Julia siempre. Supe que por aquí no hay más reyes mágicos que yo. Melchor, Gaspar, Va-a-saltar y se desmadró, no entran en carrera. Llegué al fin a mi tocador. La barba pica por el hircismo, otros me dicen que por la neurosis. Y en el bolsillo como que pica más por lo recortado de la dote.

Entre las romanillas de un romano, un pequeño viento con copete de vapores le da luz a mi aposento. La barba brilla en las luces que guiñan a riesgo, como la vida que pestañea a riesgo, hasta que sin aviso se apaga. A mí me da por palpitar, y empiezo a soñar con Julia, y sus prontitudes. Despierto en las arenas de un coliseo rebosante de católicos. Ben-Hur me mira desde su arpillera de aleación. Le devuelvo los azotes de sus ojos. Busco en la cintura el mío y lo que asoma es la barba de Noel. Yo de santo no tengo nada. Pero salta a la vista el maligno proceso del orden asocial: nada funciona y todo es para las causas sociales.

La Claus está tristona, siente que su destino es cruel; es muy raro, expresó, una barba fémina para un hombre gordinflón y fofo. Cualquier Nicolás no Maduro. Estamos en el ojo del turbión socialista, y no hay perilla, ni Pelo e Guama que componga este berenjenal…Julia es una puya en un cuarto oscuro, va de prisa y sin abrir los ojos, y uno como mudo, se lanza escribiendo de oído con las orejas del asombro…

MAFC

Pulsa aquí para apoyar la libertad de expresión en Venezuela. Tu donación servirá para fortalecer nuestra plataforma digital desde la redacción del Decano de la Prensa Nacional, y así permitir que sigamos adelante comprometidos con la información veraz, como ha sido nuestra bandera desde 1904.

¡Contamos contigo!

Apóyanos aquí

- Publicidad -

Más leido hoy

Cepaz: Una acción femicida ocurrió cada 42 horas en los primeros días de abril #14Abr

El Centro de Justicia y Paz (Cepaz) ha encendido las alarmas en Venezuela al revelar que, durante los primeros siete días de abril, se registraron cuatro femicidios, lo que equivale al asesinato de una mujer cada 42 horas.
- Publicidad -

Debes leer

VIDEO | Dos heridos tras nuevo accidente a la altura de El Cardenalito en la entrada de Barquisimeto #18Abr 

En horas de la noche de este jueves 18 de abril se registró un nuevo accidente en el semáforo de la autopista con avenida Capanaparo, a la altura de El Cardenalito en la entrada de Barquisimeto.
- Publicidad -
- Publicidad -