Arranque inesperado para Cardenales en la final, por Alfonso Saer

Alfonso Saer | Foto: Archivo/Luis Salazar |

Cardenales jugó un pésimo sexto inning y nuevamente arranca una fase de postemporada con derrota. Raúl Rivero trabajó cinco discretos tramos y parecía tiempo de sustituirlo con el profundo bullpen que posee la escuadra local.

En el sexto José Pirela le abrió con triple y Franklin Morales entró para tratar de controlar a los zurdos, golpeando a los dos que enfrentó, aunque pudo haber salido mejor librado del episodio si Carlos Rivero no hubiese fallado una rola para doble play. Tampoco tuvo éxito Osmer Morales, igualmente perjudicado por otra pifia del camarero Luis Núñez, buscando un forzado en el plato. Allí se le fueron las luces a los crepusculares. Ocho anotaciones liquidaron esta primera pega.

Pasaron doce rapaces por el plato y solo hubo cuatro hits en el peor episodio de la campaña para la tropa roja. Ya son seis las finales consecutivas en las cuales Lara ha perdido el primer careo. Rivero sigue confrontado con la postemporada. Si Hablamos de un tirador que por dos veces seguidas ha sido Pitcher del Año, su trabajo estuvo lejos de lo esperado.

Endy Chávez, figura cumbre de estas series finales, le pescó su recta en 0-2 y uno a bordo en el tercero y la sacó a un lado del poste derecho. Por el contrario, Mitch Lively fue de menos a más. Doble y sencillo de Jesús Montero propiciaron las dos locales en el primero y en el tercero. A partir de allí el estadounidense solo toleró, crecido con la amplia pizarra, un imparable en los siguientes cuatro innings.

Juego de pelota ante una concurrencia que volvió a plenar el parque y salió con otra derrota en aperturas de series concluyentes, una tendencia que marca la trayectoria de los pájaros rojos. El lanzador más confiable de la tienda roja, Jorge Martínez, va por la igualada, algo que resulta indispensable para viajar al reducto marabino con chance de sacarle el mejor provecho a esta definición.

PUBLICIDAD

Comentarios

Comentarios