¿Bienestar y salud perfecta?

El término salud proviene del latín “salus-utis” y significa el estado en que el ser orgánico ejerce normalmente todas sus funciones vitales. El significado del término salud ha ido evolucionando en función del momento histórico, de las diferentes culturas, del sistema social vigente y del nivel de los conocimientos alcanzados.

Sin embargo, el cambio conceptual fundamental surgió recientemente cuando la Organización Mundial de la Salud en su carta Magna (1946), define la salud como el completo estado de bienestar físico, psíquico y social. Es decir, estar sano no significa ausencia de enfermedad. En 1992 un investigador añadió a la definición de la OMS: “y en armonía con el medio ambiente”, ampliando más el concepto.

Conocidos ya algunos conceptos básicos, habría que preguntarse también sobre cuáles son los factores que determinan estar sanos. Existen varias clasificaciones, la más extendida es la formulada por Lalonde (1974), en la que señala cuatro factores determinantes de la salud:

Biología.
Medio ambiente.
Estilo de vida.
Sistema de asistencia sanitaria.
Estilo de vida (conductas en relación con la salud)
Medio ambiente, factor condicionante
Sistema de asistencia sanitaria

¿Qué significa realmente estar sano?

Para muchos teóricos de las ciencias médicas, el concepto de “estar sano” es algo relativo; significaría una cosa tratándose de un administrativo que trabaja en un lugar tranquilo sin tener que hacer esfuerzos físicos, y otra muy distinta en el caso de un obrero que trabaja al aire libre en una ruidosa construcción.

En otras palabras, para considerar que estamos sanos no tenemos necesidad de medirnos en base a patrones absolutos, basta con que podamos satisfacer las demandas de nuestro estilo de vida.

Estar sano no es algo estático, sino que es un proceso cuyo resultado procede de algo que pensamos, sentimos y hacemos; es algo de lo que no somos conscientes hasta que lo perdemos, y como se conocen mejor los mecanismos de cómo enfermamos que de cómo estar sanos, nos cuesta entender que la enfermedad es la excepción y no la regla.

Foto: Archivo

PUBLICIDAD

Comentarios

Comentarios