#ANÁLISIS Doctor Francisco Arocha: Solo con tigeciclina y colimicina se ataca la bacteria serratia marcescens pero en Venezuela no hay

Juan Diego Vílchez Valbuena/ @jdvilchez |

La bacteria serratia marcescens sigue cobrando víctimas en el Hospital Universitario de Pediatría Dr. Agustín Zubillaga (HUPAZ) de Barquisimeto. La organización Madres y Padres de los Niños por Venezuela (Mapani), registra 16 casos -entre denuncias y confirmados- desde 2016 hasta el presente más. Todos los casos han sido reseñados por los medios de comunicación y están en las Fiscalías 16 y 20 del Ministerio Público con competencia en niños, niñas y adolescentes.

Sobre este caso, las investigaciones van adelantadas. El Consejo Legislativo del Estado Lara (CLEL) desde hace dos meses inició el proceso de interrogatorio a las personas involucradas y ahora el Ministerio Público se encarga de las averiguaciones.

Elimpulso.com conversó con el doctor Francisco Arocha Sandoval, director del Departamento de Medicina de la Universidad de Atacama (Chile) y quien tiene más de 10 investigaciones científicas, además de tener un postgrado en infectología.

Bacterias oportunistas multiresistentes

El doctor Arocha Sandoval aclaró que las bacteria escherichia coli, klebsiella pneumoniae, proteus mirabilis y serratia marcescens, son flora normal habitual del tubo digestivo de los humanos, principalmente el colon, desde el momento del nacimiento y ayudan con la absorción de los alimentos.

Sin embargos, a ellas igualmente se les conoce como oportunistas, pues ocasionan enfermedades graves en pacientes inmunosuprimidos como niños desnutridos o prematuros.

Aclaró el doctor, que cuando las bacterias salen de su habitad natural y se ubican en el peritoneo, orina, pulmón o sangre, trae consecuencia, peritonitis, infección urinarias y lo más grave, septicemia (infección generalizada de la sangre).

Sobre la serratia marcescens

De acuerdo a la experiencia del doctor Arocha Sandoval, la presencia de la bacteria serratia marcescens se ha reportado en materiales médico-quirúrgicos, que incluye frascos de soluciones para uso endovenoso, de allí que ocurre un brote de infecciones intrahospitalarias, como el caso del HUPAZ de Lara.

“Es mandatorio el análisis de los métodos de esterilización y almacenamiento del material médico. Es de hacer notar que posiblemente los hospitales no cuentan con recursos suficientes para realizar estas investigaciones y por lo tanto todo se trate de tapar con el olvido”, aseguró.

A su juicio, las fallas en los procedimientos esterilización puede deberse a:

  • Inadecuado o ausencia de entrenamiento del personal de enfermería
  • Mal funcionamiento de equipos de esterilización o equipos económicos que no cumplen con la reglamentación internacional de controles de calidad.

Análisis de los hemocultivos de los pacientes infectados

Recordó que este tipo de bacterias oportunistas infectan a personas que no tiene la capacidad de defenderse.

Sobre los hemocultivos que les fueron enviados, dijo: “Los estudios de cultivo y antibiograma realizados durante los brotes demuestran algo más grave, las referidas bacterias presentan resistencia a un tipo de antibiótico conocidos como carbapenems, (ertapenem, imipenem y meropenem), los antibióticos más avanzados con que cuentan los médicos para tratar las diferentes infecciones, poseen el espectro más amplio, por lo que sirven para tratar casi todas las infecciones incluidas las sepsis”.

Informó a elimpulso.com que la aparición de esta resistencia, le provee a la bacteria la posibilidad de no ser destruida por el antibiótico y se debe a la presencia de una enzima llamada carbapenasa, capaz de inactivar los antibióticos, muy rara a nivel mundial, pero lamentable se esté haciendo frecuente en Venezuela.

“Estas bacterias son resistentes a casi todos los antibióticos, excepto a la tigeciclina y la colimicina, que lamentablemente por la situación que atraviesa el país en este momento, son casi imposible de conseguir en Venezuela y de obtenerlos en el exterior, ya que deben ser cancelados en dólares americanos, lo cual no poseen la mayoría”, manifestó.

¿Por qué la resistencia? Consecuencias pasadas

En Venezuela, muchas enfermedades son resistentes a determinados antibióticos, que en su momento fueron efectivos. Si una infección era tratada con un medicamento inadecuado, evidentemente, haría resistencia. Y este protocolo se repitió muchas veces, trayendo consecuencias futuras. ¿Y por qué ocurrió eso? El doctor Arocha Sandoval manifestó que se debe a la formación académica de médicos integrales comunitarios (con nada de experiencia) y la disponibilidad en el mercado de los antibióticos. Es decir, es una situación que ha sido arrastrada en la nación petrolera.

El mal uso médico de los antibióticos es una de las causas de la resistencias de antibióticos a determinadas enfermedades (no solo a la serratia marcescens), asegura elimpulso.com

Informó que los programas de formación médica por parte del Estado venezolano, también sería otras de las razones por las cuales poco conocimiento se tiene de cómo atacar las bacterias oportunistas.

“Es bien sabido que el Estado Venezolano ha hecho importantes esfuerzos para formar médicos integrales comunitarios (de forma exprés o rápida) para compensar la ausencia de médicos formados en las universidades Autónomas, que están migrando a otros países.
Las universidades bolivarianas han confeccionado programas de formación médica cortos en el cual se forman médicos de dudosa calidad que no cuenta con la suficiente experticia para el diagnóstico y tratamiento de casi todas las enfermedades incluyendo la infecciosas, lo que origina mal uso de los antibióticos por desconocimiento de su mecanismo de acción farmacológica y su espectro. Desafortunadamente según la ideología socialista imperante en Venezuela, un médico no es una persona capacitada para prevenir diagnosticar y tratar una enfermedad, sino un ente capaz de ser adoctrinado y diseminar la ideología marxista en la población vulnerable”.

Expresó que estos médicos “atienden de forma gratuita a la población, pero sus diagnósticos muchas veces son errados y se entrega en forma gratuita medicamentos que, en algunas oportunidades ni el médico, ni el paciente saben lo que contiene”.

El otro factor que se agrega, planteó, en la aparición de esta resistencia es que los médicos indican “el antibiótico que se consigue en el mercado farmacéutico y no el que está indicado para la infección diagnosticada, debido a la escasez extrema de medicamentos que hay en Venezuela”.

Las razones anteriores, evidentemente, condicionan la aparición de los brotes de infecciones intrahospitalarias por bacteria multiresistentes, que “irremediablemente llevan a la muerte a nuestros pacientes más vulnerables como lo son los niños y ancianos, en caso de no corregirse de manera urgente y rápida esta situación irregular planteada, es inevitable que episodios ocurridos en el Hospital Pediátrico de Barquisimeto, continuarán observándose desgraciadamente con un alto número de fallecidos”.

PUBLICIDAD

Comentarios

Comentarios