El pasaje urbano sería fijado en 3 mil bolívares

Hugo J. Boscán | Fotos: Karen Paradas |

El problemas del transporte colectivo urbano continúa sin solución porque, pese a que, luego de la reunión con la gobernadora Carmen Meléndez, los transportistas han recibido algo de la ayuda exigida, siguen confrontando dificultades para mantener operativas sus flotas.

Giovanni Peroza, secretario general del Sindicato Automotor, informó que este martes se celebrará en Caracas un consejo central de Fedetransporte en el que cada uno de los representantes expondrá la situación en sus entidades.

El dirigente de los transportistas también se refirió a las tarifas urbanas, que en el caso de Iribarren se mantienen en 1.500, aunque algunos transportistas lo suben a su albeldrío.

Explicó que, de acuerdo a los resultados de un estudio económico entregado a la AMTT, las tarifas deben fijarse en 7 mil bolívares, aunque tampoco esa cantidad sea suficiente para el mantenimiento del servicio en condiciones óptimas.

El tema de las tarifas será uno de los puntos principales de la reunión de hoy del consejo central de Fedetransporte y, de acuerdo a consultas que se han hecho entre los secretarios generales y otros directivos de los sindicatos de trabajadores del volante de Venezuela, todos están de acuerdo en fijar en 7 mil bolívares la tarifa urbana en todas las capitales, aún sin autorización de las alcaldías.

Por otra parte, Peroza fue consultado sobre el anuncio del Gobierno nacional de oficializar el pago del pasaje urbano con el Carnet de la Patria y su respuesta fue clara: “Si nos pagan al día, que venga”.

Recordó que el anterior ministro de Transporte eliminó la tarjeta inteligente destinada a los estudiantes, con la promesa de instalar en las unidades los equipos correspondientes y nunca llegaron, de allí que no tenga muchas esperanzas de que ocurra algo diferente con ese anunciado nuevo sistema.

Peroza reiteró su llamado al Gobierno nacional para que pongan a funcionar las proveedurías para los transportistas, que, afirmó, hasta ahora no han funcionado, por lo que los dueños de las unidades continúan confrontando dificultades para mantener operativas las mismas.

“Seguimos obligados a comprar cauchos hasta en 18 millones de bolívares cada uno y repuestos también a precios escandalosos que no nos permiten trabajar con tranquilidad”, precisó.

El secretario general del Sindicato Automotor de Lara reiteró también el llamado a quienes dirigen la AMTT para que actúen contra los transportistas “piratas” como lo han hecho contra quienes cumplen con las normativas legales, y que no permitan el funcionamiento de la llamada “ruta chivo” por el peligro que representan para los usuarios que muchas veces van colgados y pueden caerse y hasta morir.

“Además de que cobran lo que les da la gana y nadie hace nada para controlarlos”, agregó Peroza.

PUBLICIDAD

Comentarios

Comentarios