Expo Tattoo muestra otra forma de expresión

Lo que hace unos años era tabú o podía causar malestar en una familia, actualmente es uno de los mayores placeres para muchas personas del mundo: los tatuajes, una forma de vida para algunos, y una moda para otros.

Venezuela no queda exenta de esto; un arte corporal que ha ascendido de forma sorprendente en el país.
Para muestra, la tercera edición de Venezuela Expo Tattoo 2013, que se llevará a cabo del 24 al 27 de enero en los espacios DejaVú CCCT Nivel C2, Caracas, donde se reunirán alrededor de 400 tatuadores, nacionales e internacionales, participando 25 países, quienes mostrarán lo mejor de su arte.

Serán cuatro días, no solo de tinta e imágenes, sino de desfiles de moda, foros, bandas en vivo – todos los días – artistas plásticos y diversas actividades especiales que ya son costumbre en esta feria dedicada a la modificación corporal. Este año se escogerá la primera Miss Tattoo.

Ayer, su organizador, Emilio González, conversó con los medios y enfatizó que una de las mayores atracciones de este año es Matt Gone “El Hombre Tablero de Ajedrez” (USA), quien lo acompañó en la rueda de prensa. También estará Caín Tubal “El Diablo de Colombia” y desde México regresa María José Cristerna “La Mujer Vampiro”, estos dos últimos ausentes en el encuentro.

Recordó a Stalking Cat, quien formaba parte del evento, pero falleció en noviembre del 2012. “Expo Tattoo le rendirá un merecido homenaje a ‘Cara de Gato’, quien era un hombre sorprendente, él había gastado más de 250 mil dólares para ser la persona que era”, acotó González.

En el encuentro lo acompañaron otros invitados internacionales: Juankar de España, Havve Fjell de Noruega, Bino de Hawaii (quien viajó 29 horas para visitar Venezuela), Tony Romel de Nueva York y Roman de California, todos emocionados y ansioso de formar parte de este gran evento corporal.

Mientras se llevaba a cabo la rueda de prensa, los artistas de los 150 stand se afanaban por darle forma a su espacio, ya que a la una de la tarde, se abriría la puerta al público.

Una larga fila ya se formaba en la entrada, principalmente jóvenes, quienes se toparían con tatuajes, piercing, franelas, bolsos, pipas, e infinidad de objetos relacionados con este arte.

Premio a los mejores
González mostró la estatuilla que este año se le otorgará a los ganadores de los diferentes rubros del evento, como mejor color, realismo, entre otros.

El premio fue realizado por un artista de Colombia, el mismo que monta Colombia Expo Tattoo en el hermano país.
Respecto a las ediciones anteriores, las cuales se llevaron a cabo en City Market de Sábana Grande, explicó que cada año han ido creciendo, y para muestra era el nuevo espacio donde se encontraban, el cual recibiría a más personas que antes.

“La percepción de las personas con respecto a la modificación corporal ha cambiado.
Tengo 20 años metido en esto y al comienzo fue difícil.

Al principio yo no quería que nadie me entendiera, sino yo los quería entender a ustedes.

Los tatuajes ya tienen más de 30 años en Venezuela, hace 15 años eran muy rechazados, pero ahora solo 20% no lo acepta”.
Enfatizó que este es un evento para toda la familia. “Porque los venezolanos rompimos el silencio”, dijo el organizador, quien se hizo su primer tatuaje a los 11 años. “Tatuarme es mi pasión, para algunos puede ser una moda, para mí es mi forma de vida”.

Con satisfacción dijo que su sueño era tener la tienda más grande de Venezuela, “y del 24 al 27 de enero la tengo”, acotó el artista, quien es reconocido en el mundo como el primer tatuador de ojos de Latinoamérica, y el segundo en el mundo.

Cuerpo de ajedrez
Matt Gone, mejor conocido como “El Hombre Tablero de Ajedrez”, llegó al encuentro con una bermuda y franela, la cual se quitó para que detallaran todo su cuerpo, el cual está lleno de colores y figuras. También sus ojos están tatuado, su lengua y las paredes de su boca.

Este estadounidense, quien es considerado el hombre más tatuado del mundo, es divertido y sonriente. Tiene el 98% de su cuerpo cubierto por tinta, la mayor parte como un tablero de ajedrez humano; el resto, con diferentes dibujos y colores.
Comentó que mientras más se tatuaba más quería hacerlo, se volvió como un vicio en su vida, y eso le daba más valor para afrontarse al público.

Con regocijo explicó que se tatuó un tablero de ajedrez porque a todo el mundo le gusta el ajedrez, pero él es el original, “soy el primero”.
Se inyectó tinta en sus ojos a pesar de las advertencias de los médicos que le aseguraban que un tatuaje así podría causarle ceguera. Gone, quien se hizo su primer tatuaje a los 22 años, siguió adelante y cambió el habitual color blanco de los ojos por el azul y verde que ahora luce.
Texto y fotos:
Mayelit Valera

PUBLICIDAD

Comentarios

Comentarios