#FitnessIMP Controlar el sodio es más importante de lo que crees.

Controlar el sodio es más importante de lo que crees.

Si eres de los que no pueden comer sin utilizar mucha sal, mejor lee este artículo. Conoce la importancia de llevar un control del sodio que consumes.

Comúnmente se habla de lo perjudicial que es para la salud el consumo de sodio en exceso, pero ¿sabías que también afecta tu peso? Así es, no solo se ven afectados tus riñones y corazón, el sodio tiene una relación directa con tu talla.

No es que la sal afecte o te haga ganar peso al igual que lo hace el azúcar, sino que la mayoría de las comidas que presentan alto contenido de sodio, suelen ser alimentos procesados que contienen altas cantidades de preservantes, químicos, aliños industriales e inclusive azúcar.

Para poner un ejemplo un poco más claro, algunas de las comidas con mayor contenido de sodio son la comida chatarra, las chucherías, las galletas, sopas de sobre y quesos procesados artificialmente. Son grandes fuentes de sodio, pero junto a este sodio vienen atadas grandes cantidades de azúcar y grasas.

Otro problema que genera el exceso de consumo de sodio es un incremento en el “peso en agua” del cuerpo, o en la retención de líquidos. Esto no solo te hará sentir más hinchado, sino que realmente se reflejará en tu cuerpo y en la balanza. Al reducir el consumo de sal en exceso podrás ver cómo el cuerpo naturalmente elimina consigo el exceso de líquidos y regulariza tu peso.

Eliminar el consumo de sodio en exceso es una manera genial de ayudar a tu camino para la pérdida de peso, pero debes recordar que la verdadera manera de ver resultados definitivos es trabajar por la pérdida de grasa. El controlar tu consumo de sal ayudará a mantener a raya la retención de líquidos, pero el verdadero reto está en quemar los niveles de grasa, que poco tienen que ver con la reducción de la ingesta de sodio, a pesar de que es, sin duda, una gran ayuda en todo el proceso.

Recuerda que la sal es un electrolito importante para nuestro organismo y que nunca podemos eliminarlo por completo, pero moderar su consumo puede traer grandes beneficios para la salud.

 

PUBLICIDAD

Comentarios

Comentarios