#OPINIÓN Persona non grata

Eduardo Iván González González | Foto: Archivo/Referencial |

Para recordar: “Padre, no debes hacerle ningún daño a David, pues él tampoco te ha hecho ningún mal”(1ª Samuel 19:4).

Declarar a una “persona non grata”, es decirle que es despreciado o que no es bienvenido. Esta expresión – acción,está muy generalizada o politizada. Si alguien habla bien de un gobierno, funcionario o gobernante, lo aplauden,pero si dice cosas negativas, le hacen estadeclaración y en algunos casos lo persiguen y lo expulsan.

Por ejemplo preguntemos: ¿Venezuela tiene una crisis humanitaria? Sí o No. Si alguien dice que no hay, entonces merece el beneplácito de los gobernantes; pero si dice que si hay crisis,inmediatamente es considerados persona non grata.

Ahora bien, ¿quién del pueblo, el verdadero pueblo, puede negar que Venezuela tenga una crisis humanitaria? Nos referimos al pueblo de a pie; el que camina a diario kilómetros para ir al trabajo; el pueblo que se le hinchan los pies buscando alimentos, medicinas, laboratorios clínicos, efectivo, transporte; el que tiene que usar los mal llamados o llamados jocosamente “rutas chivos”; el pueblo que va al hospital y muchas veces fallece en el intento porque no hay recursos, ni agua para poder atenderlo ¿Hay o no hay una crisis humanitaria?

Justo el 21 de Abril, de los corrientes, este diario EL IMPULSO, en la sección “Internacionales”, por Internet, reseñaron las palabras del ex presidente de Ecuador, Rafael Correa, quien desde la Habana, Cuba, negó que Venezuela afronta una crisis humanitaria. Y dijo: “¿De qué crisis humanitaria me están hablando? Hay problemas económicos, escasez, pero eso no lo podemos llamar crisis humanitaria”.

Con esa respuesta, dicho ex presidente, jamás lo iban a llamar entrometido, pero si hubiese dicho al revés; si hubiese afirmado que se requiere ayuda internacional, 100% que se le declara persona no grata.

Hace muy poco el Presidente Maduro declaró persona no grata al embajador de Panamá, hoy está restableciendo relaciones, aunque la lista es muy larga, antes se había peleado con España, Brasil, y todo el que adopte posición que para ellos es“injerencistas”. Pero,el hablar bien (de un país o gobierno), ¿no es ser injerencia también?

En la Biblia no existe la frase: “Personas non gratas”. Pero hubo quienes fueron rechazados por reinos, reyes, sociedades, tan solo por el mensaje que presentaban. Fue el caso de Noé, Moisés, Daniel, Jeremías, Pablo, Pedro, Jesús, entre otros.

Hace muchos años, el rey Saúl, trató de matar tres veces a David con su lanza, tan solo por envidia, ya que David había matado a Goliat y a muchos Filisteos (1ª Samuel 18).Hasta Jonathan, muy amado de David, intervino y dijo: “Padre, no debes hacerle ningún daño a David, pues él tampoco te ha hecho ningún mal”(1ª Samuel 19:4).

Mucho peor le sucedió a Jesús.En su ministerio se enfrentó primeramente al diablo, luego a sus agentes terrenales, a los Fariseos, a los del Sanedrín, al propio pueblo; quienes prefirieron a un “ladrón”antes que a Jesús y murió en la cruz, por nosotros, tan solo por predicar un mensaje distinto, de Salvación y perdón.

Cuando rechazamos (adversamos) el evangelio de Jesucristo seremos llamados “pequeños” (Mateo 5:19) y pasamos al lado izquierdo (Ídem, 25:41) para ver la muerte eterna. Y si por decir la verdad de Cristo o algunas “verdades” de nuestro país, nos declaran non gratos, eso no importa tanto, como cuando nos lo dijera el mismo Dios (Cristo), en el momento de la Salvación, en su Segunda venida.

PUBLICIDAD

Comentarios

Comentarios