Arquidiocesana 19-04-15

Reconciliémonos

“Y en su nombre se predicará la conversión y el perdón de los pecados a todos los pueblos…” (Lucas 24,47)

Frente al pecador, es donde el Dios celoso, se revela un Dios de perdón. Por eso en el desierto, la Escritura afirma “al día siguiente Moisés dijo al pueblo: han cometido un grave pecado. Sin embargo, yo subiré a Yavé; quizás alcance perdón para nuestros pecados” (Éxodo 32,30), es esto una oración para proclamarse Yavé, como Dios de “ternura y de piedad, lento a la ira, rico en gracia y en fidelidad”.

Sin embargo, la reconciliación definitiva fue llevada a cabo por Cristo, Muerto y Resucitado. Jesús es el mediador entre Dios y los hombres. (Timoteo 2,5). Por si mismo el hombre es incapaz de reconciliarse con el Creador, al que ha ofendido con su pecado. Dios nos ha reconciliado consigo por Jesucristo; el misterio de nuestra reconciliación tiene que ver con el gran amor con que hemos sido amados por Dios.

La reconciliación implica una renovación completa para los que disfrutan de ella y coincide con la Santificación, es lo que hace decir a Pablo: “Ustedes mismos en otro tiempo estaban alejados y con sus obras malas actuaron como rebeldes. Ahora, con su muerte, Cristo los reconcilió en su mismo ser humano, de modo que ahora son santos, sin culpa ni mancha ante él”. (Colosenses 1,21-22).

Toda la obra de la Salvación está ya realizada por parte de Dios, pero desde el punto de vista de la aceptación del hombre, se continúa cada día hasta la parusia o juicio final.

El Ministerio de la evangelización que permanecerá en el tiempo, se puede definir como el Misterio de la reconciliación (2Corintios 5,18). Así los Apóstoles se constituyen en mensajeros de la reconciliación.

El hombre debe, desde su libertad, ser un agente activo de esa reconciliación acogiendo el plan y Don de Dios.

La acción Divina solo ejerce su eficacia, en aquellos que estén dispuestos a aceptarla por la fe. Por eso el mismo Pablo, predica con vehemencia: “Les suplicamos en nombre de Cristo, déjense reconciliar con Dios” (2Corintios 5,20)

Es necesario además reconciliarnos con la ecología para no destruir nuestros ambientes, es necesario reconciliarnos con nuestros ríos, mares, lagos montañas, bosques y selvas, con las aves, la fauna toda y la flora.

La naturaleza debe ser querida y respetad; ya que Dios quiso también por medio de Él, reconciliar consigo todas las cosas, tanto las de la tierra, como las del cielo (Colosenses 1,20). Y añade Pablo: “Porque la Creación está aguardando en anhelante espera de revelación de los hijos de Dios, ya que la creación fue sometida a la vanidad, no por su voluntad, sino por el que la sometió, con la esperanza de que la Creación será librada de la esclavitud, de la corrupción para ser admitida a la libertad de la gloria de los hijos de Dios” (Romanos 8,19-22).

En fin se trata de la reconciliación de todos los seres humanos entre sí, para poder construir una verdadera comunidad fraterna.

Debemos aprender a reconciliarnos como personas.

En el hogar es importante que los esposos se atiendan, se traten bien, se comprendan, se reconcilien constantemente desde un amor verdadero.

La reconciliación de los padres y los hijos exige respeto mutuo, actitud de entendimiento, que cada uno asuma su propia responsabilidad. No se trata de echarle la culpa al otro; o que se haga un esfuerzo de un lado, pero del otro no se hace nada. Es un compromiso mutuo de reconciliación. Se necesita la aceptación del otro, para llegar a la comprensión, y a la reconciliación.

Pero también es necesaria la reconciliación política y social, pensar más allá de los partidos, pensar en Venezuela, que no sigan maniobras de lado y lado para destruirnos unos a otros, es necesaria una reconciliación nacional.

Los hermanos deben procurar vivir en armonía, pero eso exige consideración y respeto de cada uno hacia los otros. No hay espectáculo más triste que ver hermanos enfrentados, llenos de rencor y de codicia que les hace olvidar su parentesco. En cambio, qué hermoso es encontrarse con hermanos unidos, respetuosos, llenos de confianza, cariño y buenos modales en el trato de cada día. Y por otra parte, la reconciliación es la fraternidad y la paz de las familias entre sí, como de los países y continentes, hasta lograr la configuración de la gran familia humana, como una reconciliación universal. Ojalá que algún día por esta reconciliación, exista algún entendimiento sustancial, Este – Oeste – Norte – Sur, creemos que ya se anuncian tiempos nuevos.

Es conveniente que no existan pueblos atrasados o lentos, sino veloces y prósperos.

Esto se puede hacer desde Dios y así lo expresa la Escritura: “Él (Dios) es nuestra paz; el que de ambos pueblos hizo uno, derribando el muro de separación, la enemistad… y reconcilió a ambos en un solo cuerpo, por medio de la Cruz, destruyendo en sí mismo la enemistad”. (Efesios 2,14-17).

Procuremos vivir en armonía con Dios, en armonía con nosotros mismos y en armonía con nuestro prójimo.

De esta forma estaremos construyendo y viviendo en verdadera paz interior y exterior.

Mons. Antonio José López Castillo/Arzobispo de Barquisimeto

Evangelio

Lucas (24,35-48): En aquel tiempo, contaban los discípulos lo que les había pasado y cómo habían reconocido a Jesús al partir el pan. «Así estaba escrito: el Mesías padecerá, resucitará de entre los muertos al tercer día, y en su nombre se predicará la conversión y el perdón de los pecados a todos los pueblos, comenzando por Jerusalén.» Palabra del Señor. Gloria a Ti, Señor Jesús

Santo Padre

La Iglesia sea instrumento de reconciliación, justicia y paz

Ciudad del Vaticano, 16 de abril de 2015 (Zenit.org)
…El Santo Padre precisa que “sin pretender interferir en los asuntos temporales, la Iglesia debe reafirmar, sobre todo ante los que están en posiciones de liderazgo y poder, aquellos principios morales que promueven el bien común y la edificación de la sociedad y en el cumplimiento de su misión apostólica debe adoptar una postura profética en defensa de los pobres y en contra de toda corrupción y abuso de poder.

Iglesia en marcha

-Verbena y Concierto de Alabanzas hoy 19/04 desde las 9am, en el Colegio Gualdrón -Eucaristía a las 10am con el Padre José Alfredo Suárez- participan los grupos Juvamicris, Theotokos, Maranatha, Mimusavi, Oh Jesús, Shalom. ERES. (ofrenda Bs 100,oo. Invita: Capilla Ntra. Sra. del Carmen de Tierra Negra)

-La Renovación Carismática Católica Servicio de Familia te invita a convivencia de parejas el 26/04, lugar: Siquisique. Inf.: 0416-4588324 y 0414-5250146

-La Parroquia Divino Niño (El Trigal-Cabudare) te invita a un paseo al llano y la jungla, Hato el Cedral y el Cerro Autana del 31/07 al 05/08. Inf.: 0414-525.41.91

PUBLICIDAD

Comentarios

Comentarios