Arquidiocesana: “Evangelización, Hoy”

Mons. Antonio José López Castillo Arzobispo de Barquisimeto. | Foto: Archivo |

El evangelio de este domingo, nos dice: “Entonces comenzó Jesús a predicar”. Esto significa llevar la Buena Nueva; o sea, enseñar para que se hagan vida los hechos y dichos de Cristo; se trata, pues, de dar a conocer los valores cristianos, pues bien, esto es evangelizar.

Desde la verdad, como vivencia de fe, Cristo se constituye en luz para los hombres. Jesús proclama la gran noticia de su salvación, como opción del bien y liberación del mal. Jesucristo evangeliza para servir, así “Jesús mismo, Evangelio de Dios, ha sido el primero y el más grande evangelizador. Lo ha sido hasta el final… hasta el sacrificio”… (E.M.C.7, Evangelización del Mundo Contemporáneo. 1975 Pablo VI).

El Señor anuncia la salvación integral, como su gran plan de realización del hombre, como “•Ese gran don de Dios, que es liberación de todo lo que oprime… pero que es sobre todo liberación del pecado y del Maligno, dentro de la alegría de conocer a Dios y de ser conocido por Él, de verlo de entregarse a Él” (E.M.C.). Pero Cristo, ha querido fundar su Iglesia; como Pueblo de Dios, como su cuerpo Místico, a fin de perpetuar su obra, evangelizando. Podemos afirmar que “Evangelizar constituye, en efecto, la dicha y vocación propia de la Iglesia, su identidad más profunda. Ella existe para evangelizar, es decir, para predicar y enseñar, ser canal del don de la gracia, reconciliar a los pecadores con Dios, perpetuar el Sacrificio de Cristo en la Santa Misa, memorial de su Muerte y Resurrección” (E.M.C. 14).

Ahora bien, esa Iglesia Católica, somos nosotros los bautizados, tanto el Sacerdote, como la religiosa, o el laico, es decir, el padre o madre católica, el estudiante católico, el profesional católico, el obrero católico, el empresario católico, los niños bautizados. Lo que significa que todos tenemos una corresponsabilidad bautismal, en ser evangelizados y en evangelizar.

En este sentido, se nos dice a todos nosotros que “evangelizar significa… llevar la Buena Nueva a todos los ambientes de la humanidad y, con influjo transformador desde dentro, renovar a la misma humanidad… pero la verdad es que no hay humanidad nueva si no hay en primer lugar hombres nuevos con la novedad del bautismo y de la vida según el Evangelio. La finalidad de la evangelización es por consiguiente este cambio interior… que trata de convertir al mismo tiempo la conciencia personal y colectiva de los hombres, la actividad en la que ellos están comprometidos, su vida y ambientes concretos” (E.M.C. 18).

Hoy se nos hace un llamado a evangelizar, con la vida, el trabajo y la palabra; a asumir integralmente el reto de la fe, porque “precisamente… la evangelización lleva consigo un mensaje explícito, adaptado a las diversas situaciones, y constantemente actualizado, sobre los derechos y deberes de toda persona humana, sobre la vida familiar… sobre la vida comunitaria de la sociedad, sobre la vida internacional, la paz, la justicia, el desarrollo” (E.M.C. 19).

Tratemos de asumir esta tarea de educación en la fe, porque evangelizar es querer a Venezuela.

 

Evangelio

Mateo (4,12-23): AL enterarse Jesús de que habían arrestado a Juan se retira a Galilea. Dejando Nazaret se estableció en Cafarnaún, junto al mar…. El pueblo que habitaba en tinieblas vio una luz grande; a los que habitaban en tierra y sombras de muerte, una luz les brilló». Desde entonces comenzó Jesús a predicar diciendo  «Convertíos, porque está cerca el reino de los cielos» Paseando junto al mar de Galilea vio a dos hermanos, a Simón, llamado Pedro, y a Andrés, que estaban echando la red en el mar, pues eran pescadores. Les dijo: «Venid en pos de mí y os haré pescadores de hombres».FInmediatamente dejaron las redes y lo siguieron. Y pasando adelante vio a otros dos hermanos, a Santiago, hijo de Zebedeo, y a Juan, su hermano, que estaban en la barca repasando las redes con Zebedeo, su padre, y los llamó. Inmediatamente dejaron la barca y a su padre y lo siguieron. Jesús recorría toda Galilea enseñando en sus sinagogas, proclamando el evangelio del reino y curando toda enfermedad y toda dolencia en el pueblo. Palabra del Señor. Gloria a Ti, Señor Jesus.

S.S. FRANCISCO

Cuando las cosas se vuelvan oscuras ¡recen más!

VATICANO, 18 Ene. 17 /  (ACI).- La esperanza y la oración, van de la mano y ayudan a descubrir al verdadero Dios. “La oración te lleva adelante en la esperanza y cuando las cosas se vuelven oscuras, más oración”

El Pontífice explicó que “en la Sagrada Escritura, entre los profetas de Israel, destaca una figura un poco anómala, un profeta que intenta sustraerse a la llamada del Señor rechazando ponerse al servicio del plan divino de salvación: el profeta Jonás”.

…Francisco señaló que el comportamiento de Jonás permite reflexionar sobre la “esperanza y la oración”.

“Durante la travesía de Jonás en el mar, comienza una terrible tempestad, y Jonás baja a la bodega del barco y se abandona al sueño. Los marineros, sin embargo, viéndose perdidos, ‘invocaron a su propio Dios’”,… “El capitán del barco despertó a Jonás y le pidió que orase a su Dios”

“La reacción de estos paganos es la justa reacción delante de la muerte, porque es entonces cuando el hombre vive una experiencia completa de la propia fragilidad y de la propia necesidad de salvación”.

En definitiva, “el instintivo horror de morir despierta la necesidad de esperar en el Dios de la vida” y la “esperanza se convierte en oración”.

…“fácilmente desdeñamos el dirigirnos a Dios en la necesidad como si fuese solo una oración interesada, por tanto, imperfecta. Pero Dios conoce nuestra debilidad, sabe que nos acordamos de Él para pedir ayuda y con la sonrisa indulgente de un padre responde de manera benevolente”.

Itinerario de la visita No. 161 de la imagen de la Divina Pastora

 

Enero

21 al 23 San José              Calle 25 entre carreras 21 y 22

23 al 24 San Francisco de Asís     Calle 23 con carrera 17

24 al 26 Inmaculada Concepción               Calle 26 entre carreras 15 y 16

26           Pasará por el Santuario la Paz    Carrera 16 esquina calle 29

26 al 27 Ntra Sra de la Medalla Milagrosa             Carrera 15 con calle 35

27 al 28 Basílica Menor el Cristo                Carrera 23 esquina calles 31

28 al 29 Santa Gema       Calle 39 con carrera 29

29 al 30 San Pablo de la Cruz       Carrera 26 esquina Calle 43

PUBLICIDAD

Comentarios

Comentarios