LECTURA – LUZ SOLAR

Carlos Mujica |

Tenemos arraigada la creencia de que la luz que ilumina nuestro planeta, y la de los demás planetas del sistema solar, proviene directamente del Sol. Lo que nos permite pensar que, esa luz que se genera en el Sol, se propaga por el espacio para cubrir las distancias, alcanzar a todos los planetas e iluminarlos. Esto es lo que se piensa. La iluminación del Sol que observamos desde la Tierra es su luz particular, como particular son las luces de todos los planetas del sistema solar y de todas las estrellas; todos los cuerpos ponderables, sean éstosestrellas, planetas y satélites se autoiluminan.
El Sol es una estrella no de las más grandes. El espacio del Universo está lleno de miles de miles de millones de estrellas. Las estrellas se agrupan en conjuntos en las galaxias. Si el Sol dista de la Tierra, en números redondos, ciento cincuenta millones de kilómetros, (150.000.000 Kms); como la energía se desplaza a razón de trescientos mil Kms. por segundo, ( 300000 Kms/s), la distancia del Sol a la tierra es cubierta en 8 minutos y 2 segundos. Pero como así pensamos, entonces el espacio también tendría que iluminarse al paso de la iluminación por él; pero todos sabemos que el espacio es oscuro como la noche.
Obsérvese el espacio y compruébese su oscuridad. No obstante, ese cielo espacial está lleno por las noches de puntos de luz. Esos puntos de luz corresponden a las atmósferas de los cuerpos ponderables: estrellas, planetas, satélites que se iluminan con la llegada de la energía procedente del Sol y de tantas estrellas que como el Sol generan energía para la iluminación particular de cada cuerpo ponderable.
Esos puntos de luz son las iluminaciones de las partículas de las masas atmosféricas que mediante la intervención de la energía proveniente de las estrellas asumen su iluminación.
La luz del Sol que observamos con tanta intensidad, brillantez y el vigor desde nuestras posiciones aquí en la Tierra tiene cualidades virtuales.Y esas cualidades las origina la luminosidad de la atmósfera terrestre que opera como una gran lente de aumento. De modo que si la luz del día no tuviera estas cualidades, la luz del Sol no se apreciaría tan intensa, brillante y vigorosa. Si el sol como las otras estrellas estuviese a mucha mayor distancia de la que antes mencionamos, el Sol como todas las estrellas también se vería desde la Tierra como un punto de luz, como sucede con el sin fin de estrellas, muchas de ellas, escribimos, más grandes que el Sol, es la distancia, pues, la que determina, con excepción del Sol, que las estrellas se vean como puntos de luz.
Carlos Mujica
[email protected]
@carlosmujica928

PUBLICIDAD

Comentarios

Comentarios