#Opinión: Los antichavistas chavistas Por: Enrique Viloria Vera

¡Cuánta razón tiene Miss Jane Marple -la protagonista alternativa junto con Hércules Poirot de las novelas negras de Agatha Christie– sobre la esencia de la naturaleza humana!
La detective aficionada resuelve los más disímiles asesinatos utilizando su profundo conocimiento del lado negativo de la naturaleza humana. De estar en Venezuela, Miss Marple -con base de sus experiencias sobre el lado oscuro de la esencia humana- ya se habría percatado de la existencia de unos nuevos actores políticos: los antichavistas chavistas.
En efecto, es que a un menos de un mes de haberse realizado las elecciones presidenciales, ya ha surgido una nueva secta política que se caracteriza por decir y afirmar todo lo contrario de lo que afirmaba y decía poco tiempo atrás.
Estos nuevos actores de la política se han dado a la tarea de descalificar todo lo que hasta hace poco era meritorio, loable, excelso, admirable, egregio, digno  pues del mayor reconocimiento nacional e internacional.
Fruto de esos giros estruendosos e interesados giros de la naturaleza humana ahora mi tocayo con H –Capriles- es un verdadero majunche, un ingenuo, un venaíto, un incauto, un indiscutible y candoroso nerd, que no ha debido nunca ser el candidato presidencial de la oposición. Muchos de estos antichavistas chavistas llegan incluso a felicitarse porque Capriles no ganó, argumentan que lo complejo de la realidad nacional habría puesto de manifiesto la oculta incapacidad del párvulo Presidente electo, y que es mejor que el país se siga hundiendo por 6 largos años más, y darle tiempo así al muchachito para que madure, y aprenda a hablar y a gobernar, si es que es reelecto en Miranda.
Sin embargo, hasta el 6 de octubre, el hoy vilipendiado candidato Capriles era todo lo contrario: un héroe, un saltador de obstáculos, un semidios, el único venezolano capaz de derrotar al candidato del gobierno, en fin, el muchacho de la película, cuarto bate y novio de la madrina.
Lo mismo ocurre con la MUD y con Ramón Guillermo Aveledo. Hasta hace menos de un mes ambos merecían todo el aprecio y la consideración de los venezolanos, menos de los chavistas por supuesto. Hoy, nuestros antichavistas chavistas se suman a la descalificación de la Mesa y de su secretario, endilgándoles una falta de conocimiento de la realidad, nacional de olfato político, de entreguismo traidor, que le permitió al inocente gobierno darnos una merecida paliza el 7/10.
El Comando Venezuela tampoco se salva: la exaltada campaña sin insultos, sin señalar al oponente por su nombre y apellido, casa por casa, pueblo por pueblo, kilo por kilo del candidato flaquito, sudor por sudor de los dirigentes que lo acompañaron, es ahora un incomprensible error. Se dejaron meter medio chuzo y fueron incapaces de denunciar el ventajismo que todos los venezolanos sabemos que acompaña a un gobierno que no cree en nada ni en nadie, al que la ética pública, la moral ciudadana, la honestidad y la integridad le importan un bledo a la hora de hacer uso de los fondos, de las instalaciones de los recursos y hasta de los propios empleados públicos para alcanzar los objetivos electorales. De esta forma, Armando Briquet es ahora conocido como armando fraude.
¡No se salva nadie pues del furor de nuestros antichavistas chavistas! ni los abnegados testigos de mesa, culpables indiscutibles de la debacle opositora, por que a su ineptitud, a su ignorancia, a su indiferencia, en fin, a su entreguismo en las mesas electorales, se debe el millón de votos que nos metieron suciamente por el buche.
En fin, ahí están nuestros antichavistas chavistas, disfrazados de políticos empantuflados de la IV república, de analistas electorales de nuevo cuño, de columnistas anarquistas que nunca creyeron en nada, de amas de casa sin oficio, de opinadores mediáticos en busca de sus 5 minutos de gloria en la TV de la oposición, de apoltronados creadores de opinión que doctos y suficientes, desde Madrid, Washington, Nueva York o Paris, aconsejan lo que ha debido hacerse y critican acerbamente a los que están haciendo patria en la propia patria.
¡Mil felicitaciones a nuestros antichavistas chavistas de parte del Comando Carabobo!

PUBLICIDAD

Comentarios

Comentarios