#OPINIÓN Onda III

Carlos Mujica | Ilustración: Victoria Peña |

Contemporáneos en el tiempo, Newton y Huygens se ocuparon de la luz. Newton propuso una teoría particular  y Huygens la teoría ondulatoria. Teorías opuestas los condujo a la enemistad. Newton era muy celoso con sus descubrimientos. Terminó por imponerse la teoría ondulatoria de la luz. Pero en el fondo, ambos, a juicio nuestro, tenían razones; Las partículas son fundamentales para que haya luz. Las ondas son el efecto producido en la energía de las partículas. De modo que vamos a explicar cómo se produce la onda en el fenómeno de la luz.

Veamos la masa gaseosa de la atmósfera como el gas de un fluorescente. Sólo que el gas de la atmósfera está contenida en el espacio que media entre la litosfera de la Tierra y el espacio  del Universo. La luz diurna es el efecto producido en la energía de las partículas de la masa de la atmósfera de nuestro planeta por la intervención en ellas de la energía solar. La atmósfera, como el gas en el fluorescente contenido en la cámara de cristal, está contenida en el espacio que se proyecta desde la litosfera y que corresponde a la capa gaseosa externa del planeta. Son, pues, objetos estáticos.

La energía solar, y toda energía, siempre está en movimiento. Ocho minutos y algo más es el tiempo que invierte la energía solar en llegar a nuestra atmósfera. Es decir, la velocidad de la energía es de 300.000 kilómetros por segundo. Maxwell, investigador de la electricidad y de la luz, le atribuyó a  la luz la velocidad de la energía. Pero no es así. El fenómeno del movimiento de la luz pertenece sin objeciones a la energía. Ya lo dijimos unas líneas antes: la energía siempre está en movimiento. Al fluorescente llega la energía eléctrica a intervenir la energía de las partículas de gas para que estas se iluminen.

A la atmósfera llega la energía solar para intervenir la energía de las partículas atmosféricas para que estas se iluminen. De modo que el recorrido de la energía a su velocidad en su intervención a las partículas de la atmósfera se efectúa a 300.000 Kms/s. Y este fenómeno fue lo que confundió a Maxwell, y, también, lo que mantiene la confusión en todos. La onda lumínica se forma en el paso de la energía por entre las partículas de gas atmosféricas. No son visibles a los ojos, pero sí se pueden observar mediante aparatos  de tecnología avanzada. Como se comprenderá, la luz es un efecto producido por la energía en las partículas de la masa.

PUBLICIDAD

Comentarios

Comentarios