Se busca un Emprendedor – Hablar en público

Italo Olivo |

“Nada tan estúpido como vencer; el verdadero triunfo está en convencer“. Víctor Hugo.
Siempre a propósito de comunicarse, una capacidad que un emprendedor debe tener y/o desarrollar es aquella de hablar en público de manera eficaz.
En realidad sucede muy a menudo que escuchamos un discurso o una presentación que serían interesantes, pero que no se logra comprender, bien porque el relator habla muy veloz o no articula bien las palabras o, más aún, usa un tono de voz uniforme y monótono.
A menudo, el miedo de enfrentarse al público nos induce a cometer los peores errores: aquello de no cuidar a nuestros interlocutores y el no darnos cuenta si dan signos de aburrimiento, de fastidio o, al contrario, muestran interés y participación.
Aquí podríamos señalar algunos consejos de carácter general:
●Utilizar unos gestos apropiados, en sincronización con lo que queremos decir verbalmente.
●Evitar las posturas de cierre, como tener la mirada baja o los brazos doblados.
●Evitar movimientos rítmicos o involuntarios del cuerpo ( tocarse continuamente el cabello, los anteojos, etc ).
●No hacer preguntas directas a los interlocutores, sobretodo si no estamos seguros que de verdad estén concentrados e interesados en nuestro discurso.
Para enfrentar con el espíritu justo un discurso en público, es necesario prepararse lo mejor posible. Es siempre peligroso confiarse en las propias capacidades de improvisación. Lo primero que hay que hacer es escribir una descripción detallada del discurso, estando atento a no saltar pasos lógicos y no dar por descontado elementos que nuestros interlocutores podrían no conocer. Por esto es importante informarse sobre las características de quienes nos escucharán (nivel cultural, edad, intereses ), y adoptar siempre un estilo que sea lo más posible simple y eficaz.
El que se siente menos seguro sería bueno que siga la buena regla de probar y probar el discurso, estando atentos más a seguir una lógica, que no aprenderse a memoria palabras específicas o frases. Este ejercicio poco a poco ayuda a superar la inseguridad asociada a hablar en público. Pedirle a un amigo o a un colaborador de decirnos si hemos estado claros y en qué pasajes nuestro discurso ha estado menos eficaz, es una vía importante para mejorar el estilo de comunicación, pero funciona solo si podemos contar con personas disponibles a correr el riesgo de ser de verdad sincero con nosotros.
Con la propia empresa el emprendedor, pero además todos sus colaboradores, están llamados a defender y reforzar la imagen de la empresa. La imagen de nuestra empresa es aquello que los demás ( Suplidores, clientes, competidores, instituciones ) ven de nosotros. La imagen es un patrimonio económico y cultural. No solo el gerente, pero cada singular colaborador e incluso los productos y los servicios realizados, son la expresión de la misma empresa. Él logo de la empresa, el empaque, el diseño de un producto, la ubicación, los locales y las personas que trabajan en ella deben transmitir seguridad, eficiencia y transparencia.
Definitivamente, observar o, si no se dispone de una filmadora de video, escuchar y escuchar una grabación de nuestra intervención, incluso junto a un experto de comunicación, es un ejercicio utilísimo para quien desea mejorar su propio estilo de comunicación en público.

PUBLICIDAD

Comentarios

Comentarios