Ventana abierta – “Triquilín” de aceite quemado

Eduardo Iván González González |

Para recordar: “Ungisteis mi cabeza con aceite…” (Salmo 23:5).

La palabra “Triquilín”,está incluida en la canción “La Veragacha”,del compositor barquisimetano Juan Ramón Barrios y en otras canciones. Triquilín,era una mezcla de bebidas alcohólicas;la recogían en garrafas en las bodegas o expendios de licores, para algunos borrachitos que no tenían con qué pagar y si lo pedían, les regalaban un trago de semejante “bomba”.
Da tristeza que en un país petrolerocomo Venezuela, en cada esquina (por decir muchos lugares), se venda aceite rehusado para colocarle a los vehículos a gasolina.Y, donde hay petróleo, tampoco es aceptable: Las colas para comprar comida, ausencia de medicinas, efectivo, entre otros.
En los sitios donde cambianaceitea los vehículos, recogen en una ponchera una especie de “Triquilín” de aceite quemado, de diferentes tipos y medidas.Antes se despreciaba; lo echaban en pisos de tierra, yaunque tiene otros usos, ahora lo negocianpara ser colocados (rehusado) en otros carros.
Hoy,se dice que hay delincuentes sacándole el aceite a los vehículos,parados en la calle o en estacionamientosy luego lo venden¿Cómo saber cuál es el “licito” y cual no? ¿Pagan impuesto o cuantos litros “usurean” estas personas? ¿De dónde lo sacan? ¿Habrá quien controle esto?
En este momento, un litro aceite quemadocuestaBs 30 mil; y un litro del aceite nuevo sobrepasa el millón quinientos mil bolívares (Bs 1.500.000) ¡Qué horrible!
Es evidente que usar el aceite quemado, seaTriquilín o no,daña más a los motores (ver el universal.com, 23/11/2017). Pero, especialmente los trabajadores del volante, buscando su sustento diario, tiene que decidir: 1) Parar sus carros y pasar hambre, junto a sus familias o, 2) Dañar sus vehículos,al reponer el que gasta el motor, o el que se evapora por la mala calidad de los mismos.
Por su parte, aporrea.org, documento, n304905, (03/03/2017), en su titular dijo: “Pdvsa produce más de 30 millones de litros de aceite para carros” Entonces preguntamos:¿Por qué desapareció?¿No se están produciendo? ¿Se está desviando la producción?¿Dónde están los centros autorizados para el cambio de aceite que surgen en épocas de elecciones?
Hablando deaceites, uno bien usado es el de oliva. Y el árbol de olivoes tan viejo como hablar de Adán y Eva, porque Dioslos hizo.Arqueólogos han encontrado árboles de olivos fosilizados, entre Siria e Irán, zonasestimadaspara la ubicación del Edén.
En la Biblia dice, que los sabios llevaron aceites a Jesús en su nacimiento y como no hay mucho espacio, daremos citassobre los aceites y sus usos. (Génesis 37:25; Éxodo 29:40; 30:22-35;Levítico 14:10-18; Isaías 1:6; Mateo 2:11; Santiago 5:14;Apocalipsis 18:13).
David, como pastor de oveja y luego rey, sabía el empleo que se le daba al aceite mezclado con otras hierbas, para curar las heridas de sus ovejas; también servía para ungir, purificar y santificar. El aceite representa el Espíritu Santo y cuando David dijo en el Salmo 23: “Ungistes mi cabeza con aceite”, deseaba sentirse perdonado, o sanado.
Como no deberíamos echarle a los carros un “Triquilín” de aceite quemado, tampoco debemos buscarlos malos espíritus para vivir (1 Juan 4:1).Por ello tenemos al Espíritu Santo, el Legítimo y Verdadero Aceite (Lucas 4:18), que nos guía,ayudaen nuestra vida física y espiritual, para estar bien con Dios y Jesucristo su Hijo.

Eduardo Iván González González
www.ventanabiertalmundo

PUBLICIDAD

Comentarios

Comentarios